LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Qué le sucede a tu cuerpo y cerebro al perder peso

Qué le sucede a tu cuerpo y cerebro al perder peso

Después de un tiempo, todo esfuerzo valdrá la pena.

 
30/11/2017 | Autor: Azucena Cortez
Comparte en:

 

Perder peso por salud o por sentirse bien es uno de los objetivos que las mujeres se proponen durante el año, ¿pero sabes qué cambios experimentará tu cuerpo y cerebro?

 

Según John Gunstad, profesor en el Departamento de Psicología en la Universidad Estatal Kent, en Estados Unidos, durante la primera semana de tu propósito, te darás cuenta que es fácil perder peso con sólo comenzar a comer sanamente; sin embargo, mientras tu metabolismo se va ajustando a tu nueva dieta, no quemarás tantas calorías como solías hacerlo, por lo que perder peso adicional será más complicado.

 

También: 9 razones por las que posiblemente siempre tengas hambre

 

Otra consecuencia es que a medida de que vayas perdiendo grasa, comenzarás a sentir mucho más apetito, debido a que justo después de cada comida, cuando las células grasa liberan en el torrente sanguíneo una hormona llamada leptina -la cual le indica a tu cerebro que debes dejar de comer porque ya estás satisfecha-, al tener menos grasa muestras un descenso en esta hormona, por lo que tendrás más hambre.

 

Menos leptina propiciará a un incremento en tu apetito, pero también un deseo aún más fuerte de comer alimentos grasosos y altos en calorías, ya que tu cerebro tratará de restaurar los niveles de leptina a la normalidad. Pero no te preocupes, porque a largo plazo, poder controlar ese deseo de comer hamburguesas, pizzas o pan valdrá la pena.

 

También: Grasas vs. Carbohidratos, ¿cuál es mejor para tu dieta?

 

Perder peso no sólo reducirá el riesgo de que desarrolles enfermedades cardíacas, hipertensión, colesterol y diabetes sino que también reducirás presión en las articulaciones de las rodillas y la tensión de los vasos sanguíneos, y aumentarás el flujo sanguíneo a tu cerebro así como su funcionamiento general.

 

Después de seguir durante meses con una dieta saludable y haber perdido peso, tu cerebro reaccionará diferente ante imágenes de comida con muchas calorías, pues las regiones cerebrales que procesan la motivación, la recompensa y el gusto no reaccionarán con suficiente fuerza, a diferencia de las áreas que promueven el autocontrol, las cuales aumentarán su actividad. Por lo que luchar con antojitos desde un principio facilitaría que más adelante puedas rechazarlos.

 

También: Qué es el Cheating Day y por qué es benéfico para tu dieta

 

Para lograr perder peso es importante la constancia y el esfuerzo. No basta con que comas sano, también debes ejercitarte. No importa si corres más de 2 kilómetros diarios o caminas por 30 minutos, no dejes de hacer alguna actividad física para lograr tu objetivo.

 

Con información de NBC News.

 

 

 

Notas relacionadas