LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
¿Por qué te enojas cuando tienes hambre?

¿Por qué te enojas cuando tienes hambre?

Parece un slogan de comercial pero tiene toda la razón.

08/08/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

No podríamos contar cuántos memes y comerciales retoman el fenómeno de enojarnos cuando tenemos hambre. Por gracioso o extraño que parezca, es más común de lo que parece y la ciencia, una vez más, tiene la respuesta a esa reacción. 

 

La relación entre el hambre y el mal humor es tan normal, que en inglés se creó el término “hangry” para describirlo, pero el Doctor Brad Bushman, profesor de comunicación y psicología en la Universidad Estatal de Ohio, fue más allá, y explicó para el Huffington Post porqué te pones como fiera cuando no comes bien. 

 

 

 

 

 

 

Según el especialista, aunque el cerebro es sólo 2% del peso total de tu cuerpo, usa de 20 a 30% de todas las calorías que consumes en el día para funcionar, y si el área que se encarga del autocontrol no obtiene la suficiente, pierdes la capacidad de regular tus instintos y te vuelves más agresiva.

 

¡Necesitas azúcar!

 

Un estudio puso a prueba la teoría de que la falta de azúcar te vuelve más agresiva. Para esto, dividieron a los participantes en dos grupos. A uno le dieron limonada endulzada con azúcar (con calorías) y al otro con Splenda (sin calorías).

 

 

También: La rara dieta de Marilyn Monroe que no te gustaría probar 

 

 

Luego de beberla, les pusieron música a un volumen altísimo. Los participantes que tomaron el agua con Splenda reaccionaron de forma más agresiva que aquellos que tomaron la versión con azúcar. 

 

Esto coincide con los hallazgos del doctor Bushman: quienes no consumen calorías tienen menor capacidad de demostrar autocontrol. Además, afirma que quienes tienen hambre son más agresivos con desconocidos (taxistas, meseros o vendedores)

 

 

 

 

 

 

¿Cómo evitarlo?

 

Lo mejor es mantener estables tus niveles de azúcar siempre, lo cual puedes lograr comiendo frutas, verduras y granos, que son carbohidratos de lenta absorción y evitan que te de hambre por más tiempo.

 

 

También: Trucos para activar tu metabolismo y bajar de peso en un mes

 

 

La otra opción es comer algo rico en azúcar cada vez que sientas que la furia te domina. Lleva siempre contigo algún snack con un post-it que diga “cómase en caso de emergencia”. Esto no es lo más sano, porque es una descarga de azúcar muy rápida y eso podría afectar tu organismo si lo haces como rutina. Mejor dale prioridad a una buena alimentación. 

 

Después de todo, esos comerciales que proponen comerte un chocolate o una sopita cuando estás de malas, no están tan equivocados. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Salud, Nutrición

Notas relacionadas