LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Unsplash
Pretextos que todas las curvy tenemos para no hacer ejercicio y cómo superarlos

Pretextos que todas las curvy tenemos para no hacer ejercicio y cómo superarlos

Todos necesitamos activar el cuerpo de vez en cuando, pero es fácil encontrar excusas para no hacerlo 

02/09/2019 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Honestamente la vida sedentaria es muy cómoda, sin importar nuestro peso o talla. Es decir, es más placentero tirarnos en la cama y ver series 5 horas seguidas, que ir a sudar al gimnasio la mitad de ese tiempo, ¿no? Todos tenemos pretextos para no hacer ejercicio, pero las curvy nos lucimos a la hora de sacar excusas.

Muchas chicas plus size evitamos a toda costa la vida fitness por diversas razones. A veces nos da pena que nos vean enfundadas en ropa deportiva ajustada o que la gente que sí está “en forma” se burle de nosotras. No queremos que nos vean moviendo nuestras curvas o nos da miedo “hacer el ridículo” con nuestra nula condición física.

Nuestros motivos consientes o inconscientes pueden ser tan poderosos que nos paralicen y nos impidan tener una vida saludable.

 

Por eso, te presentamos algunos de los pretextos más comunes para no ejercitarnos y cómo puedes superarlos. Toma nota:

1. “Primero necesito bajar de peso”

Con frecuencia creemos que lo mejor es perder unos kilos con dieta antes de empezar con el ejercicio. Sin embargo, lo mejor es hacerlo a la par, pues según los expertos una buena alimentación es el 80% del éxito en un plan de ejercicio.

Si tu objetivo es perder peso, entrenar te ayuda a activar el metabolismo y quemar muchas calorías, así que ¿por qué excluirlo de tu plan? Y si solo quieres fortalecer tu cuerpo y sentirte bien, ¿por qué necesitarías adelgazar antes? Piénsalo.

2. “No tengo condición física”

¡Para eso es el ejercicio! Obvio que si no acostumbras ejercitar te va a costar trabajo al principio, pero si no empiezas aunque sea con lo más leve, nunca vas a desarrollar una buena condición física.

Comienza haciendo lo que puedas por el tiempo que aguantes, y ve aumentando un poquito cada día. Cuando menos te des cuenta ya podrás correr 3 kilómetros, hacer sentadillas o cargar pesas sin sentir que mueres (#TrueStory).

3. “No tengo tiempo”

Aunque suene a cliché, el tiempo es relativo. Todas tenemos aunque sea 30 minutos al día para dedicarle a la actividad física. No necesitas pasar horas en el gimnasio, puede ser suficiente con hacer una rutina rápida de las miles que hay en YouTube, correr o andar en bicicleta de tu casa al trabajo y de regreso.

Es más, hasta puedes hacerlo mientras ves una película. Si tienes media hora para revisar tus redes sociales, bien puedes hacer algo más benéfico por ti misma.

 

4. “No tengo dinero para pagar un gym”

Como dijimos, no es indispensable ir a un gimnasio para hacer ejercicio. Puedes correr en un parque, subir y bajar las escaleras de tu casa u oficina, seguir rutinas de internet o hasta moverte con videojuegos tipo Just Dance, Wii Fit, Zumba Fitness o Kinect Training.

Además, hay muchos centros que ofrecen clases gratuitas de baile, yoga, artes marciales, box o acondicionamiento físico.  

5. “Me da miedo ponerme musculosa”

Existe el mito de que la grasa se convierte en músculo, por lo tanto creemos que si tenemos mucha grasa y hacemos ejercicio nos vamos a convertir en la versión femenina de ‘La Roca’, ¡pero nada qué ver! Todo depende del tipo de ejercicio que hagas.

Por ejemplo, el cardio (correr, nadar, spinning) te ayuda a “quemar” grasa y casi non te hace músculo. Otros ejercicios como pilates o yoga fortalecen los músculos y los alargan, dejándote marcada al estilo de Madonna, Sarah Jessica Parker o Jennifer Aniston.

Las pesas, por su parte, sí aumentan el volumen muscular, pero ese incremento te ayuda a quemar más calorías de grasa cuando están en reposo, acelerando la pérdida de peso. De hecho, hay por lo menos 9 beneficios de levantar pesas para tus curvas.

Lo mejor son las disciplinas que combinan cardio, fuerza y resistencia, como el CrossFit, el Body Pump, el HIIT Training, box o artes marciales.  

6. “Ya lo intenté y no sirve de nada”

¿Estás segura de que lo intentaste el tiempo suficiente y de la forma adecuada? A veces nos inscribimos muy entusiasmadas a una clase de zumba y como no vemos resultados en un par de semanas, lo dejamos. O vamos un día al gym, hacemos 3 horas de ejercicio y acabamos tan adoloridas que no queremos saber nada de fitness.

Es común que en el pasado hayamos sido inconstantes o que no hiciéramos el ejercicio correcto para nosotras, pero esa no es razón para negarnos otra oportunidad y demostrarnos a nosotras mismas de todo lo que somos capaces.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por (@ashleygraham) el

 

7. “No lo necesito, así me siento bien”

La realidad es que todas las personas necesitamos hacer ejercicio para mantenernos saludables. Quizá estés más que contenta con tus curvas y eso está bien (¡de hecho es genial!). Pero recuerda que el ejercicio tiene que ver con más con la salud y el bienestar que con la estética. ¡Tus músculos necesitan estar fuertes para cargar tanta belleza!

Mira también: 7 tips para ser una chica curvy súper fitness

¡Mantén tus curvas sanas y hermosas!

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas