skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Unsplash
como sera sexo 2050

El sexo en el 2050 será más extraño de lo que crees según expertos

El futuro parece una novela erótica de ciencia ficción y las predicciones no suenan tan absurdas

15/01/2020 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

La sexualidad ha evolucionado rápidamente en las últimas décadas. Parece que en un parpadeo pasó de ser un completo tabú a volverse un tema mucho más abierto. Ante esto, varios expertos han tratado de predecir cómo será el sexo para el año 2050 y estas son algunas de sus conclusiones.

Hace menos de un siglo la sexualidad femenina y masculina era todo un misterio. Ahora se habla sin tapujos de sexo, orgasmos, eyaculación femenina, juegos previos, sex toys y más.

Especialistas como David Spiegelhater, profesor de Cambridge, mantienen una visión apocalíptica sobre el sexo. Él comentó que la despreocupación de los jóvenes por el sexo provocaría que éste desapareciera para el 2040. Sin embargo, otros expertos son más optimistas al respecto.

 

La tecnología y el cambio de mentalidad entre generaciones permiten vislumbrar lo que nos depara el futuro en la intimidad.

Toma nota:

1. Cero tabús

En un artículo publicado en The Wall Street Journal, la terapeuta y sexóloga Laura Berman afirma que internet ha conseguido todo lo que la revolución sexual de los años sesenta no logró. Es decir, desmitificar el sexo y conseguir que seamos mucho menos celosos de nuestra intimidad.

Hace solo unos años era súper mal visto que una mujer reconociera sus necesidades sexuales, y buscar pareja por internet parecía el colmo de la desesperación. Hoy es de lo más común y en un futuro ni siquiera será tema de debate.

2. La sexualidad fluida será la norma

Definirse como heterosexual, gay, bisexual o cualquier otra etiqueta será cosa del pasado.

Berman afirma que en unos años todos seremos un poco de todo y la prueba sería que cada vez hay más jóvenes que se nombran “de género fluido” o de “sexualidad fluida”. O sea, que no se identifican del todo con un género y que están abiertos a probar experiencias sexuales con cualquier persona, sin importar su género.

También predicen que la transexualidad tendrá mayor peso y aceptación social.

3. Otro nivel de sexo virtual

Ya en este momento hay personas que sienten más conexión afectiva con los dispositivos electrónicos que otros humanos. Primero fue el sexo telefónico, luego el cybersexo, ahora el sexting ¡y estamos a punto de ir un paso más allá!

Ya se han creado varios dispositivos para tener sexo a distancia, como el ‘Kissinger’. Este gadget, inventado por el profesor Adrian David Cheok de la Universidad de Londres, imita una boca real y reproduce los movimientos que, a distancia, realiza otra persona con su lengua y labios.

Pronto podremos tener sexo oral o incluso coito con personas del otro lado del mundo, solo lamiendo la pantalla o aprovechando las omnipresentes pantallas touch y la tecnología 360.

 

4. Sexo con robots

El sexo virtual aún implica que haya un humano del otro lado, pero pronto podríamos prescindir de eso. La inteligencia artificial está ganando terreno hasta en la intimidad y ahora mismo se están desarrollando robots con los que podríamos no solo tener sexo, sino hasta enamorarnos y casarnos.

5. Orgasmos sin sexo

Si quieres conseguir placer sin tener que interactuar con otros siquiera por internet, la neurobiología lo hará posible. Según la sexóloga, esta ciencia nos permitirá tener orgasmos sin necesidad de estimulación física de ningún tipo, ¡solo con el poder de la mente y sus químicos!

Para Berman, los descubrimientos neurobiológicos nos ayudarán a entender mejor cómo funciona el cerebro durante el orgasmo para reproducirlo. Además de ofrecer placer inmediato y seguro, esto podría ayudar a las personas con alguna discapacidad física o mental.

6. Porno personalizado

La pornografía ha pasado de estar en manos de unas pocas casas productoras, a ser algo que cualquiera con una cámara y acceso a internet puede crear. Actualmente es más popular lo casero o amateur que el tradicional erotismo estereotipado, perfeccionista y plástico.

A este paso, se prevé que las estrellas de cine para adultos pasen de rodar películas genéricas, a tener un contacto más personal e individualizado con los usuarios. Esto ya ocurre con los videochats hot de muchas páginas y todo apunta que será cada vez más popular.

 

7. Adiós a la disfunción sexual femenina

Hasta ahora, la lucha contra los problemas íntimos se ha centrado en los hombres: disfunción eréctil, eyaculación precoz, etc. Sin embargo, padecimientos como la anorgasmia, el coito doloroso, la anorexia sexual y otras, han sido prácticamente ignoradas por la ciencia. Pero esto cambiará en los próximos años.

8. Sexo más seguro

Se prevé que los anticonceptivos sigan evolucionando al punto de que tanto hombres como mujeres podamos controlar por completo nuestra fertilidad.

También están trabajando en nuevas tecnologías para prevenir y hasta erradicar las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Por ejemplo, está el método conocido como Truvada, que puede prevenir el riesgo de contraer VIH hasta en un 92% y ya se consume en Estados Unidos, Brasil y Sudáfrica.

9. Educación sexual más allá de lo biológico

Hasta ahora, la poca educación sexual que se brinda tanto en hogares como escuelas se enfoca en aspectos biológicos: sistema reproductivo, anticoncepción y enfermedades de transmisión sexual, principalmente.

Para disgusto de muchos y satisfacción de otros, esto podría evolucionar para dar una instrucción más completa. Ésta involucraría aspectos más realistas como la importancia del consentimiento y la obtención de placer mutuo.

 

10. Lo malo: adicciones sexuales y desconexión emocional

Berman señaló que el mayor riesgo de todos estos avances es que las adicciones sexuales aumenten. Esto suele ocurrir cuando aumenta la accesibilidad a un producto de consumo potencialmente compulsivo, como es el sexo. Es decir, el placer estará tan disponible por tantos medios, que crecerá el número de adictos a éste en todas sus variantes, en especial al virtual.

Otra consecuencia podría ser la pérdida de conexión emocional en las parejas, o incluso la posibilidad de que ya no haya parejas como tal. Quizá solo veremos personas con interacciones afectivas y sexuales tan superficiales como fugaces, como son las ‘situationships’.

Mira también: 5 ejercicios con los que puedes llegar al orgasmo en el gimnasio

¿Qué opinas de estas predicciones sexuales?

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Notas relacionadas