LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Ahora la papa te ayuda a bajar de peso y ya nada tiene sentido

Ahora la papa te ayuda a bajar de peso y ya nada tiene sentido

El problema no es el tubérculo, sino la forma en que la preparas.

29/11/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Cuando vamos con el nutriólogo, la papa es de los primeros alimentos que nos quitan porque se supone que engorda, pero recientemente salió un libro que asegura que este tubérculo en realidad ayuda a bajar de peso.

 

Encontrar las palabras “papa” y “dieta” juntas es de lo más extraño, ya que está dentro del grupo de las llamadas “prohibidas” junto con el pan, la pizza, las pastas y los postres. 

“A los nutricionistas en la universidad nos enseñan que la papa engorda, por lo tanto, si alguien quiere adelgazar, la sacas de la dieta”, asegura el doctor Lucio Tennina, médico especialista en nutrición que se propuso desmitificar esta creencia en su nuevo libro La revolución de la papa.

 

También: Así se hace la Dieta de las 19 horas para adelgazar sin rebote 

 

Según el especialista, durante mucho tiempo se metió a la papa en la misma bolsa que a los cereales. “La papa es una hortaliza, es lo mismo que la zanahoria o la remolacha. Los cereales sí son concentrados calóricos”.

Tennina resaltó que la papa está compuesta por un gran porcentaje de agua y, además, tiene el poder de dar sensación de saciedad. A nivel calorías, una papa mediana tiene el mismo valor que dos zanahorias, y en cuanto a lo nutricional contiene gran cantidad de vitamina C, hierro, potasio, magnesio, calcio y muy poco sodio.

 

Los carbohidratos que la forman son principalmente almidones, por lo cual su asimilación lenta provee al organismo de energía de forma pareja y constante, contrario a lo que ocurre con el azúcar. 

“La papa en sí no engorda, lo que te hace subir de peso es el método de cocción con que se haya preparado”, afirma el especialista.

 

También: Grasas vs carbohidratos, ¿cuál es peor para tu dieta? 

 

Una para frita, por ejemplo, es pésima porque, pues al estar cocida en grasa el efecto de saciedad se revierte y nos provoca más hambre. Sin embargo “una papa hervida con un chorrito de aceite en frío es un gran alimento, ahí está la diferencia”, señala el doctor.

 

 

 

 

Notas relacionadas