LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Di sí a las frutas y verduras para tus curvas

Con estos trucos para agregarlas a tu alimentación

15/01/2015 | Autor:
Comparte en:

Cuántas veces no escuchamos que debemos comer mejor, y por mejor significa más frutas y verduras. Sus beneficios son innegables en nuestra salud, son fuente natural de vitaminas, ayudan a controlar el colesterol, cuidan nuestros huesos, hacen que funcione mejor nuestro cerebro, aceleran el metabolismo y combaten enfermedades, entre muchas cosas más.

Por Christin Parcerisa

El problema es que muchas veces no sabemos cómo integrarlas a nuestra alimentación y hay alguna que otra que no es tan amigable al paladar. Por lo mismo, checa estos tips para colarlas en tu día a día y cumplir con la mínima porción diaria que debes consumir, o sea dos tazas de fruta y dos y media de verdura.

Cómo
Combínalas. Si vas a preparar una pasta o un guisado agrégale cuadritos de alguna verdura como calabacita o zanahoria.

Prueba algo diferente. Hay más frutas que manzanas y plátanos, compra algo nuevo cada que vayas al súper. Granada, kiwi, maracuyá, lychee, ciruelas…

Smooties. La mejor forma de empezar el día o de irte a la cama por las noches es con algo nutritivo. Mete una combinación de frutas y verduras a la licuadora. Se vale agregarles yogurth, leche, cereales y hasta un chorrito de vainilla. ¿Un ejemplo? Plátano, fresas, mora azul, leche de almendra, avena, nueces y miel.

Botanea. Con un buen dip las zanahorias, el apio y el brócoli adquieren nuevo sabor. De blue cheese, hummus o de chipotle son una buena opción.

En sándwich. En vez de untarle queso crema úntale aguacate con un poco de aceite de oliva y sal. O embarra un jitomate en el pan y luego haz rodajas de éste y de queso mozarela, será una delicia. Ya que si es muy vegetariano, no olvides añadirle al tradicional de jamón hojas de lechuga y espinaca o cebolla.

Revuélvelos. En vez de los tradicionales huevos haz un omelette y ahí mete la verdura, puedes meter toda la que te imagines. ¿Lo más fácil? Champiñones, jitomate, cebolla, pimiento morrón o nopales. La frutas también revuélvelas en tu cereal y será un desayuno súper completo.

Bébelo. Un jugo de jitomate natural no necesita más que una licuadora y agua. Haz varios jugos distintos y así mantendrás tu dieta variada. Otro ejemplo, piña con apio o naranja con zanahoria.

Rostízalos. Si las ensaladas frías no son los tuyo cómelos calientes como guarnición. Si los fríes con aceite de oliva y los sazonas con algo como pimienta, ajo o vinagre balsámico puede ser una delicia. Puedes asar todo tipo de vegetales y hasta te sirve para probar nuevos como coles de Bruselas o berenjena.

Cómpralos preparados. Ya hay muchas marcas que venden la lechuga desinfectada, los champiñones cortados y las papas peladas, sólo búscalos en el súper y harán tu vida más fácil.

Vivan las curvas