LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Conquístalo con tus curvas este San Valentín

Qué tu silueta sea tu mejor aliada para una sesión erótica llena de pasión.

12/02/2014 | Autor:
Comparte en:

¿Cuántas veces hemos dejado de disfrutar del sexo, uno de los mayores placeres de la vida por temor a cómo nos vemos? Te tenemos una noticia: ¡a los hombres les fascinan las curvas! Fuera timidez, adiós a los temores y a sacarle provecho a los dones que Dios nos dio este 14 de febrero.

Una cosa es segura, nunca estaremos 100% satisfechas con nuestra apariencia, siempre pensaremos que nos sobra o nos falta algo.

Y si crees que las actrices de Hollywood son perfectas, estás equivocada. Hace poco salieron a la luz unas fotos, en las que se evidenciaba la celulitis de Scarlett Johanson ¡sí! tiene piel de naranja. Y, mientras que es algo catalogado como imperfección, a pocos realmente les importó.

Contrario a lo que las mujeres pensamos, a los hombres no les gustan los cuerpos ideales. Saben que cuando ven a una artista o modelo en la revista, las fotografías están retocadas y, hasta cierto punto, les gusta que nosotras seamos reales, con todo y nuestros rollitos en la cintura. Así que llegó la hora de hacerle honor a nuestro cuerpo y, en vez de atormenarnos, explotemos nuestros dotes al máximo.

Hay posturas que te ayudan a explotar tus atributos en la cama. Lo más importante es que entiendas que si está contigo es porque le gustas, qué mejor que incitarlo a regresar por más y más, y más.

Posiciones

Perrito. Tú en 4 puntos y él hincado por detrás. Sobresaldrá tu trasero, le deja las manos libres para acariciarte y, por qué no, dejar que te dé una que otra nalgada.

Amazona. Tú arriba y él envolviendo tus caderas con sus piernas. No podrá dejar de admirar tus senos.

Vaquerita invertida. Él acostado y tú encima de él dándole la espalda. Tu chico podrá estimular adecuadamente tu punto G y admirar tu silueta curvilínea.

La rusa. Él coloca su pene entre tus pechos, mientras tú lo friccionas con los mismos. A esto también le llamamos 'boobjob'.

Tantra. Sentada arriba de él, haz los movimientos suaves y pausados. Controla tu respiración y deja que disfrute de la vista.

Sorpresa. Tú parada con los brazos sobre la mesa. Él parado penetra por detrás rítmicamente y, gustoso, da nalgadas de vez en cuando.

Cucharita. Pegaditos, él detrás de ti, abrazados, mientras te penetra. Podrás indicarle el camino, ideal para que acaricie tus senos y tu clítoris a su antojo.

¿Cuál es tu posición favorita?

ABS

Vivan las curvas