LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Aprende a saltar la cuerda como profesional

Uno de los ejercicios más útiles que rara vez apreciamos

28/04/2014 | Autor:
Comparte en:

¿Crees que sabes saltar la cuerda? ¡No es tan sencillo! Si quieres aprovechar un ejercicio que te hará sudar como ningún otro, te conviene aprender a realizarlo adecuadamente.

Por Beatriz Castillo

Para conseguir el cuerpo que has estado buscando, necesitas conocer los mejores movimientos, ¡y también saber hacerlos correctamente! Te sorprenderías de la cantidad de movimientos básicos que solemos hacer mal sin darnos cuenta.

Al hacer mal estos ejercicios, no sólo verás resultados más lentos o inexistentes, sino que corres el riesgo de lastimarte, lo que significaría que ya no podrías seguir haciendo ejercicio. ¡Y eso es lo último que quieres!

Eso es lo que sucede cuando saltamos la cuerda. Todas lo hacíamos cuando éramos pequeñas. ¿Cómo es posible hacerlo mal?

Los errores más comunes al saltar la cuerda incluyen encorvarse, meter la barbilla, caer con los pies planos sobre el suelo, saltar doblando las rodillas y no mantener un buen ritmo.

Tips
Para solucionar este problema, lo primero que tienes que hacer es asegurarte de que tu cuerda sea del tamaño adecuado: párate en medio de la cuerda con un pie y fíjate hasta dónde llegan los mangos; deberían llegar justo hasta tus axilas.

Ahora, para usarla correctamente, tienes que mantener tus manos con las palmas viendo hacia el frente, sumir la panza, alargar tu cuello, estirar tu espalda y apretar tus glúteos.

Procura mantener toda la acción del salto alrededor de tus pantorrillas. ¡Ahí es donde debes sentir la fuerza! No dobles demasiado las piernas ni tenses de más tu cuerpo; los movimientos deben ser fluidos.

Tienes que caer sobre la parte delantera de tus pies como de puntitas y evitar caer con toda la planta, ya que podrías lastimarte. Recuerda mantener todo tu cuerpo sobre todo abdomen, glúteos y espalda súper firmes para aprovechar aún más el ejercicio.

Por último, evita usar los codos, hombros o brazos para mover la cuerda y levantarla. La única parte de tus brazos que debería mover la cuerda son tus muñecas y deben hacerlo a un ritmo constante y firme.

¿Te gusta saltar la cuerda?

Vivan las curvas