LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

5 formas de no sabotear tu propósito de cuidar tus curvas

Sin miedo cuando sales con tus amigas

03/02/2015 | Autor:
Comparte en:

¿A poco no? Resulta casi imposible no caer en la tentación de romper la dieta cuando estás pasándotela tan bien con tus amigas. No te preocupes si esto te pasa seguido: con unos pequeños trucos podrás salir a comer y divertirte, sin ver que el esfuerzo de toda la semana se tira por la borda en unos cuantos minutos.

Por Ana Shimasaki

Te decimos cómo actuar
Infórmaselo a tus amigas. Muchas veces nosotras nos sentimos presionadas a comer porque creemos que nuestros amigos se sentirán insultados si les decimos que no a algo que nos invitan. La verdad es que no es así; si vas a un restaurante porque es el cumple de tu amiga, puedes ir y decirle que estás tratando de bajar de peso, y que por ese motivo no consumirás algunas cosas, pero que de ninguna forma es un desplante hacia ella. Si es una buena amiga lo entenderá y te apoyará.

Si estás en una party o reunión, aléjate de donde esté la mesa del buffet. Siéntate en el lugar más lejano de los puntos de comida, y antes de empezar a comer, toma un vaso con agua; esto te dará una sensación de saciedad.

Si vas a salir de compras, hazlo cuando hayas comido y no tengas hambre. Esto evitará que caigas en las tentaciones de comprar el cafecito, las papas y los helados, que se ven tan ricos en el centro comercial. La mejor opción es que hayas hecho una comida fuerte antes de ir de shopping.

Opta por lo más saludable, si de plano no puedes controlar tu antojo. Si no tienes una fuerte fuerza de voluntad y al acompañar a tu amiga a pedir su café frappé te es prácticamente imposible negarte a la tentación de ordenar algo, pues elige la opción que menos calorías tenga. Compra un café con leche light, con sustituto de azúcar y sin la crema batida. Digamos que por lo menos estás eligiendo el menor de los males.

Investiga las calorías de las cosas que te gustan. Te sorprenderán los resultados. Muchas veces pensamos que sólo las hamburguesas y las papas fritas son lo único que engorda, pero la verdad es que muchas bebidas "inocentes” tienen igual o más calorías que las comidas, especialmente las alcohólicas. Investiga en el empaque cuánto estás consumiendo. Si te es difícil renunciar al alcohol, opta por los vinos o las bebidas que puedas acompañar con refrescos light, en vez de los cocteles dulces, que tienen decenas de calorías.

Vivan las curvas