LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Podrías ser alérgica a tu propia casa y tú ni en cuenta

Podrías ser alérgica a tu propia casa y tú ni en cuenta

Si tu casa está “enferma” aquí te decimos cómo curarla.

10/10/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Si parece que todo el tiempo tienes gripa o infección en la garganta, y no se quita sin importar cuántos medicamentos tomes, quizá puedas padecer alguna alergia, pero no cualquiera: podrías ser alérgica a tu propia casa. Pero calma, aquí te decimos cómo identificar una casa “enferma” y cómo curarla.

 

También: 5 Formas de hacer tu hogar a prueba de alergias

 

Aunque muchos nos preocupamos por la contaminación ambiental rara vez nos ponemos a pensar en la que tenemos dentro de nuestro hogar. Este tipo de contaminación se conoce como domiciliaria, y está relacionada con el dióxido de carbono que se genera por la respiración humana y animal, la cual puede incrementarse si la ventilación del lugar es inadecuada.

La humedad, los ácaros, el moho, la piel, la caspa de animales, vapores, insectos, bacterias, humo de cigarro y el uso de químicos de limpieza, también contribuyen a que nuestro hogar se contamine, lo que da como resultado una casa enferma.

 

 

 

 

El Síndrome del Edificio Enfermo está reconocido por la Organización Mundial de la Salud y puede afectar ente el 10% y el 30% de las construcciones realizadas entre 1965 y 1975. El fenómeno incluye casas, edificios y oficinas y ocurre cuando se produce una concentración de compuestos contaminantes debido a la falta de regeneración de aire procedente del exterior.

Dato curioso: el aire en interior de una casa puede estar hasta 10 veces más contaminado que el exterior, según el Comité Científico de Riesgos en Materia de Salud y Medio Ambiente

 

 

 

 

¿Visitas sorpresa? 9 trucos para limpiar tu casa en 5 minutos 

 

¿Cómo identificar una casa enferma?

Lo primero es pensar bien qué conductas contaminantes tienen al interior de tu hogar. Por ejemplo, si fumas dentro, si no cambias la ropa de cama con frecuencia, si no limpias el pelo que dejan tus gatos y su arena con regularidad, o si no has hecho limpieza profunda en mucho tiempo. Recuerda también que el exceso de productos químicos de limpieza puede ser contraproducente y crear un ambiente tóxico.

Luego, debes revisar a conciencia cada rincón del hogar en busca de paredes descarapeladas, zonas con humedad u hongos, concentración de polvo, nidos o cadáveres de insectos, y residuos de pesticidas. También conviene checar el tipo de pintura en las paredes y acabados, ya que si es muy vieja podría contener sustancias nocivas.

 

 

 

 

Así se puede curar una casa enferma

Una vez que has determinado de dónde viene la contaminación, es hora de poner remedio con una limpieza profunda que incluya limpieza de pisos, paredes, muebles, colchones y todos esos rincones inaccesibles en donde se te dificulta limpiar seguido. 

 

Paso a paso: Cómo limpiar tu casa si odias hacer quehacer 

 

Después de la limpieza, hay ciertos cuidados que debes tener para evitar una recaída: 

1. Coloca un filtro de aire que capte moléculas. Si después de 3 días el paño del filtro está muy negro, quiere decir que estás espirando varios contaminantes.

2. Evita alfombras y tapetes. Éstos guardan mucho polvo y son el hogar favorito de los ácaros. Pero si los amas y quieres conservarlos, debes sacudirlos, aspirarlos y lavarlos con frecuencia con productos hipoalergénicos.

 

 

 

 

3. Cuida la higiene de tus mascotas. Entre el pelo, la saliva, la caspa y los residuos de heces y orines que a veces dejan, tus peludos pueden enfermar el ambiente. Desparasítalos, báñalos y cepíllalos con la frecuencia necesaria, y si “les gana” dentro de la casa, limpia bien la suciedad con algún producto antibacterial.

4. Mantén tu refrigerador sano. Una vez a la semana, vacía todo el contenido de tu refri, tira lo que ya no esté en buen estado, límpialo con una mezcla de vinagre y bicarbonato, ¡y listo! Así evitarás que se formen hongos y bacterias que no solo contaminan tu comida, también se esparcen por toda la casa cada vez que lo abres. 

5. Deja que respire. La ventilación es vital para una casa, así que ten abiertas las ventanas el mayor tiempo posible. Esto ayuda a evitar los ácaros, la humedad, los hongos y a renovar el aire de tu casa para que no se encierre.

 

También: Tips para decorar tu casa o depa por primera vez 

 

Es muy importante que si presentas cualquier tipo de alergia acudas al doctor y le cuentes cómo vives para que pueda determinar si sufres del Síndrome del edificio Enfermo y qué elementos te están afectando. 

 

 

 

 

 

Con información de Publimetro Colombia.

 

 

 

Quiérete, Tu vida, Casa

Notas relacionadas