LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Pexels
liberarse de los estereotipos

Tips para liberarte de los estereotipos

¡Fuera estereotipos!

14/05/2020 | Autor: @20s
Comparte en:

¿Te has preguntado cuántos estereotipos has seguido a lo largo de tu vida?, descúbrelos y aprende a restarles importancia.

Estereo… ¿qué?

Podemos decir que los estereotipos son “esquemas” bajo los que las personas se comportan, son parámetros para calificar a las personas. Los estereotipos de imagen son los que nos afectan principalmente en nuestras vidas diarias, por lo que hay que estar suficientemente alerta para que no nos perdamos en ellos pretendiendo ser lo que los demás esperan que seamos.

¡No te dejes controlar!

El control que ejercen los estereotipos sobre nosotras es prácticamente invisible, pues no nos damos cuenta de todo el bombardeo de mensajes con estereotipos que se dan en la vida cotidiana y por los que generalmente terminamos intentando ser alguien que no somos, ¿cuántas veces al día piensas que deberías ser más delgada, por ejemplo? Estamos tan inmersas en nuestra vida cotidiana que muchas veces no nos damos cuenta que hacemos las cosas no porque queremos, sino porque así lo hace todo mundo o porque “así es como dicen que tengo que ser para ser bella”.

Los estereotipos más comunes

En tu día a día hay muchos estereotipos de los que es necesario zafarse, pon atención a los más comunes y despégatelos del cuerpo:

  • “Estoy gorda”
  • “Tengo panza”
  • “Mis senos son pequeños”
  • “Tengo senos grandes”
  • “Mis piernas son flacas”
  • “Estoy chaparra”
  • “No me gusta mi cabello”
  • “Quisiera tener ojos claros”
  • “Soy morena”
  • “Me operaría la nariz”
  • “Tengo pestañas de aguacero”
  • “Me falta pompa”
  • “Mis caderas son anchas”
  • “Me da pena mi celulitis”
  • “Me molestan mis granitos”
  • “No sonrío porque me chocan mis dientes”
  • “No estoy agusto con mi cuerpo y nada me queda bien”
  • “Tengo flacidez en los brazos”
  • “Mis pies son como de ‘tamal’”
  • “Estoy cachetona”
  • “Si no me depilo me siento mal”
  • “Me maquillo porque al natural no me veo bonita”

 

estereotipos

 

Cómo zafarse de las expectativas

Deslindarse de lo que los demás quieren de ti no es una tarea sencilla, incluso de conseguirlo digamos que no es un estado permanente, no, será algo por lo que tienes que trabajar todos los días. Por ejemplo, puede ser que quieras dedicarte a la música, que disfrutas haciendo covers y que te lanzas todos los fines de semana a fiestas o a bares donde cantas con tu grupo, lo cual quiere decir que “empiezas a descuidar lo realmente importante”, porque el estereotipo de mujer perfecta dice que debes dedicarte o a trabajar en “algo serio” o a “atender tu casa”. Lo realmente importante es que estés alerta para zafarte lo más que se pueda de este tipo de control, si a ti te hace feliz la música, eso es lo que debe importante.

Aquí te dejamos algunos consejos útiles para dejar estereotiparnos:

La pregunta. Cuestiónate, esto es algo fundamental para lograr mantenerte hasta cierto punto al margen de los estereotipos, así enfrentarte a ti en el hecho de preguntarte si es lo que quieres o si es porque todo mundo quiere o espera eso de ti.

El desancle. Debe de existir un desprendimiento de las expectativas familiares, porque a poco no es típico que siempre hay una exigencia, primero: ten novio, después cásate, luego dame nietos, y bueno, si es tu mamá la que pregunta “¿cuándo me darás nietos?”, en realidad ese deseo no te corresponde, sino que es suya la idea de ser abuela y ahí es donde debes ponerme en primer lugar y pensar si quieres tener hijos o sólo lo harías por darle gusto a ella.

El perdón. La culpa es uno de los motores que nos llevan a comportarnos bajo los esquemas, en este sentido fallar a algo que se espera de ti a nivel social te hace sentir que no eres lo suficientemente buena, de ahí que sea importante perdonarte en el sentido en el que no eres culpable de los deseos de los demás, pues aquello que se espera de ti no necesariamente es lo que tú quieres de ti.

La diferencia. Asumir tu individualidad es lo que me hace ser tú; en este sentido aceptarte es la clave para poder estar alerta ante los estereotipos y por tanto zafarte de ellos en la mayor medida posible.

La valentía. Tener fortaleza para hacer y ser tú misma es indispensable para poder enfrentarte a lo establecido como “bueno” o “correcto”, esta confianza surge de tu responsabilidad de hacerte cargo de ti misma.

Bien dicen que es mejor no dar explicaciones, total, la gente siempre entiende lo que quiere entender, por eso, deja de seguir estereotipos y ¡atrévete a ser tú misma!

Tu vida, Quiérete

Notas relacionadas