LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Lo que nadie te dice de viajar barato

Lo que nadie te dice de viajar barato

¡Entérate de la verdad! 

24/02/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Todos tenemos ganas de recorrer el mundo, pero a veces el presupuesto no da para mucho y buscamos las mejores opciones para viajar lo más barato posible. Sin embargo, hay cosas que nadie te dice.

 

Si eliges embarcarte en una travesía ‘low budget’, hay ciertos detalles para los que debes estar mentalmente preparada:

 

1. El vuelo puede ser un martirio

Los vuelos más baratos suelen ser los más inconvenientes, ya sea por el número de escalas, el horario o la comodidad. En general, los vuelos con escala en Estados Unidos suelen ser los más baratos, pero toma en cuenta el costo de la visa americana y la posibilidad de que no te la otorguen, además de las trabas que han puesto para entrar a ese país. Los vuelos con dos o más escalas pueden costar un poco menos, aunque podrías tardar hasta 2 días en llegar a tu destino. Las aerolíneas ‘charter’ manejan precios súper accesibles, pero a veces se saturan o retrasan, y el mantenimiento de los aviones es un poco deficiente.

 

 

 

 

2. Hoteles de pesadilla

Si viajas con poco dinero es normal que reserves el alojamiento más económico, pero éste puede estar demasiado lejos del centro, lo que implica más tiempo de traslado y gasto en transporte. Además, tendrás que prescindir de muchas comodidades. Por ejemplo, hay hoteles que cobran aparte el uso de sábanas y toallas, o tienen baños compartidos. Si eliges un hostal podrías compartir el cuarto hasta con 20 personas y nunca estarás segura de que tus cosas están a salvo.

 

 

 

 

3. Comer es importante

Hay quienes reducen el presupuesto de comidas y usan ese dinero para gozar de otros atractivos o comprar souvenirs, pero es el peor error que puedes cometer. Si no comes bien no tendrás energía para recorrer el destino y, como tu cerebro no tiene con qué trabajar, no procesarás bien la información y olvidarás buena parte de tu viaje (historia verídica). Quizá no comas tres veces al día en un restaurante con platillos locales, pero come, lo que sea.

 

 

 

 

4. Te vas a perder de muchas cosas

Todo cuesta y a veces el presupuesto no alcanza: entradas a museos y monumentos, paseos, tours, eventos especiales y, por supuesto la comida, bebida y vida nocturna. Antes de viajar, decide cuáles son tus prioridades, qué experiencias son indispensables y qué puedes descartar. Sin embargo, no importa lo que hagas, siempre regresarás con la sensación de que te faltó ver, hacer, probar o comprar algo.

 

 

5. Dormir en aeropuertos y trenes es una utopía

Para muchos es una gran opción pasar la noche en el aeropuerto o en un tren viajando de noche, pero la realidad es que nunca duermes bien y mucho menos descansas. En el aeropuerto jamás apagan la luz, tienes un ojo abierto para vigilar tus cosas y siempre hay ruidos extraños que te despiertan. Los trenes suelen ser muy ruidosos y los asientos incómodos. Suerte tratando de ignorar a la gente que pasa a tu lado todo el tiempo.

 

 

6. Tendrás las mejores anécdotas

Cuando no tienes dinero, tu creatividad se pone a prueba y habrá muchos momentos en que tendrás que hacer cosas que nunca imaginaste para sobrevivir: dormir en casas ajenas, pedir aventón, cantar, bailar o leer las cartas para ganar algo de dinero, caminar por horas con tal de no pagar transporte y hasta comer sobras. Pero todas esas locas experiencias se convertirán en grandes anécdotas para toda la vida: “¿Recuerdas cuando teníamos tan poco dinero que empezamos a leer la mano a cambio de comida?”.

 

 

 

 

Es obvio que la vida y los viajes se disfrutan más cuando tienes con qué pagar, pero no importan las incomodidades que tengas que sortear: siempre valen la pena con tal de descubrir el mundo.

Quiérete, Viajes

Notas relacionadas