LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Yoga para principiantes: todo lo que debes saber antes de empezar

Yoga para principiantes: todo lo que debes saber antes de empezar

Tal vez no logres posiciones tan atrevidas como las famosas en la primera sesión, pero sí te decimos cómo no romperte en el intento. ¡Sí se puede!

21/06/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

La yoga es una de las prácticas más populares en el mundo gracias a sus beneficios a nivel fitness y espiritual, pero empezar no es cosa fácil, hay detalles que debes saber si eres principiante para que no tires la toalla a la primera.

 

Todos los tipos de yoga tienen el mismo objetivo: estimular y elevar la energía kundalini a través de la espina dorsal. Esta energía todos tenemos, está localizada en la base de la espina dorsal. 

 

A través de asanas (posturas), técnicas de respiración y meditación, esta energía empieza a subir por la espina dorsal, donde se encuentran alineados los chacras o centros energéticos, cada uno con sus cualidades y funciones. 

 

 

 

 

 

Antes de empezar, hay algunas cosas que debes tomar en cuenta: 

 

1. Ten paciencia

 

Tu primera vez en una clase de yoga puede ser intimidante, no tendrás la misma fuerza y flexibilidad que tus compañeros o el maestro, pero es normal, ¡vas empezando! Te sentirás torpe, rígida, débil, inestable y pensarás que nunca vas a lograr las posturas, pero la actitud con la que lo tomes es todo para seguir o no en el camino. Puedes verlo como un  reto a superar o como un rotundo fracaso, eso depende de ti.

 

 

 

 

 

2. Inténtalo en diferentes etapas de tu vida

 

No es lo mismo ir a yoga a los 18 años, que a los 23 o 27. La yoga está muy relacionada con el estado mental y espiritual. Quizá ya lo probaste y no te gustó porque no era tu momento. No lo descartes a la primera, inténtalo por lo menos 3 veces en diferentes etapas de tu vida y observa la diferencia.    

 

 

Naked yoga: la nueva tendencia para ejercitarte al desnudo

 

 

 

3. Prueba varios estilos y maestros

 

Existen diferentes tipos y estilos de yoga según tus necesidades, cada uno con sus características y exigencias particulares. Por ejemplo, para los principiantes se recomienda el Hatha o el Kundalini, ya que son los menos exigentes físicamente. Hay quienes tratan de iniciar con Ashtanga o Vinyasa, los cuales demandan mucha más fuerza, elasticidad y condición física, y sólo terminan adoloridos o frustrados. 

 

También tiene mucho qué ver el maestro, no sólo por su estilo personal de dar clase, también porque al ser una práctica energética, si no hay cierta química entre el instructor y tú, tal vez no te sientas cómoda y no logres avanzar. 

 

 

 

 

 

4. No te adaptes a tus límites

 

Uno de los beneficios de la yoga es que te ayuda a romper barreras físicas y mentales. Tienes que esforzarte para conseguir las posturas y dejar de repetirte a ti misma “no puedo”. Justo cuando crees que has llegado a tu límite y por fin te sientes cómoda en las posturas, te das cuenta de que puedes hacer un poco más, o sea, ¡salir de tu zona de confort! Esos pequeños logros te dan más seguridad, en yoga y en la vida.

 

 

Elimina la grasa del vientre con estas 8 posturas de yoga

 

 

5. Sé benévola con tu cuerpo

 

Tal como tienes que superar tus límites, también debes escuchar a tu cuerpo y tratarlo bien. No se trata de prevenir lesiones como golpes, desgarres o ruptura de ligamentos, también de aprender a interpretar las señales de que tu cuerpo no está en condiciones de practicar. 

 

Por ejemplo, hay posturas que no se recomiendan para cuando estás en tus días, como pararse de cabeza. No es porque eso sea un impedimento físico, sino porque la energía del cuerpo está concentrada en un proceso de renovación interno y hacer la postura requiere un esfuerzo extra que podría debilitarte más. 

 

 

 

 

 

6. Debes conectar cuerpo, mente y espíritu

 

La yoga no es sólo un ejercicio físico, está íntimamente ligada a tu mente y espíritu, cada postura involucra los 3 niveles. Si no te sale un asana, puede ser porque te falta fuerza física, pero también porque hay algún impedimento en tu interior que no le permite a tu cuerpo hacer algo de lo que es capaz. 

 

Un ejemplo muy concreto es la apertura en las ingles. Claro que necesitas tener ligamentos flexibles, pero también influye el estado de tu Swadisthana o chakra sexual, que se localiza entre el pubis y el ombligo. Si eres una persona que tiende a reprimirse, tus ingles no se abrirán mucho. 

 

 

Yoga para curvys en Instagram 

 

 

Es muy válido probar y decir “esto no es para mí”, pero piensa que si tanta gente lo ama es porque de verdad es una disciplina integral que tiene beneficios a muchos niveles, al menos dale una oportunidad.

 

 

 

 
Salud, Fitness

Notas relacionadas