LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Istock
Elimina la grasa del vientre con yoga

Elimina la grasa del vientre con estas 8 posturas de yoga

Con estos ejercicios lograrás quemar la grasa del vientre...

30/03/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

Además de ser una práctica espiritual que te ayuda a relajarte, la yoga es perfecta para tonificar tus músculos, ya que requiere de mucha fuerza para llevar y sostener tu cuerpo en cada posición. Estas 8 posturas en especial te ayudarán a trabajar los músculos del abdomen y eliminar la grasa de la pancita.

Quienes no han practicado yoga o sólo lo han hecho un par de veces, creen que sólo sirve para reducir el estrés, pero eso es un mito, ya que la mayoría de las posiciones implican trabajar todos los músculos del cuerpo, y aún más los del torso, ya que son los que sostienen el cuerpo para lograr la estabilidad.

Con estos ejercicios lograrás quemar la grasa del vientre mientras fortaleces tus abdominales, mejoras tu flexibilidad, tu postura y hasta tu digestión.

 

1. El árbol

Coloca todo tu peso sobre tu pierna izquierda y eleva tu rodilla derecha hacia tu pecho. Tómate el tobillo y apoya la planta del pie derecho sobre el lado interno de tu muslo izquierdo. Contrae bien los abdominales para mantener el equilibrio. Junta tus palmas a la altura del pecho y eleva los brazos lentamente, esto te ayudará fijar la vista en un punto específico. Mantén la postura por 10 respiraciones profundas y cambia de pierna.

 

 

 

Get up and give thanks#GoodVibesOnly

Una publicación compartida de YogaClub (@yogaclubbox) el

 

2. Ángulo lateral en torsión

Junta tus palmas delante de tu pecho, como si estuvieras rezando. Adelanta tu pierna izquierda y dobla la rodilla para formar un ángulo de 90°. Tu pierna derecha debe estar bien estirada y apoyada sobre los dedos de los pies. Aprieta el abdomen y gira tu torso hacia la izquierda, manteniendo la espalda bien recta. Inclínate sobre tu pierna izquierda, apoya tu codo derecho sobre el muslo y gira el cuello para mirar al techo. Sostén la postura por 10 respiraciones profundas y repite hacia el otro lado.

 

 

 

I made this video last May. I remember that we had just come home from the pizza parlor, where my husband and I had split a pitcher of IPA with dinner. Alcohol was often at the forefront of my mind at the time, as I questioned its place in my life and contemplated the ways in which it seemed to be holding me back. Using it as a means to relax at the end of the day, it was actually numbing me to the true needs of my body, and disrupting my sleep. Abused as a vehicle of connection in my marriage and friendships, it truly only succeeded in distancing me from myself, and thus distancing me from others. The stability, balance, flexibility, strength, and the alignment between body and mind I felt so strongly on my mat, were eluding me in my day-to-day life. My daily home practice (asana, pranayama, meditation) was strong, and consistent. It helped me to manage my energy, which without yoga was chaotic and unpredictable, and it was inspiring within me a yearning for growth. A yearning for a different kind of life. At that point, I wasn't even sure what that life would look like, exactly. I just knew, deep down in the core of me, that there was a fuller life, a life of purpose, running parallel to mine, just waiting for me to make the leap. And I knew, deep down in my core, that alcohol was standing in my way, keeping me stuck in unhealthy patterns, stuck in the life that I didn't want, with ease, integrity, and equanimity always just out of reach. But alcohol is a bugger, and one which American culture downright worships. After nearly 20 years of drinking for any and all occasions, it was difficult to imagine a life without it. I saturated my mind with sober support—books, blogs, podcasts—all focused on living a life free of alcohol, focused on building a life from which one doesn't feel the need to escape. I was planning to start yoga teacher training in September, and decided that I would quit for the five month duration, so that my mind would be clear and I could focus. This was important to me and I wanted to be fully present for the experience. (Continued in comments...)

Una publicación compartida de Accessible Yoga w/ Ali Silack (@alisilackyoga) el

 

3. Guerrero III

Párate con los pies juntos y extiende tus brazos para formar una “T” con tu cuerpo. Lleva tus brazos y torso hacia adelante, flexionando tu cuerpo por la cadera, mientras levantas la pierna derecha bien estirada, hasta que quede a la misma altura de los brazos. Mantén la postura por 5 respiraciones y repite con la otra pierna.

 

 

 

4. El puente

Recuéstate boca arriba con las rodillas flexionadas. Sujeta tus tobillos con tus manos. Inhala y eleva tu cadera tanto como puedas, sin despegar los pies del suelo. Haz de 5 a 10 respiraciones profundas y baja.

 

 

 

This my favourite pose (bridgepose)#yoga#practiceyoga#yogainspiration#yogadaily#vscocam#practice#bridgepose#yogapose#yogaposes#yogapants#yogawil#yogapants#iloveyoga

Una publicación compartida de Sthevanny Tjiayahdimua(@sthevannytjiayahdi) el

 

5. La plancha

Acuéstate boca abajo, apoya tus palmas a la altura del pecho y eleva tu cuerpo presionando hasta que tus codos queden a la altura del torso. No estires los brazos por completo y procura mantener la espalda recta mientras contraes el abdomen. Sostén la postura de 1 a 3 minutos y repite entre 5 y 10 veces.

 

 

 

6. Plancha con codos

Es una variante de la postura anterior, pero en vez de apoyar tus palmas, debes sostenerte sobre tus codos y la punta de tus pies. Haz fuerza en los abdominales para mantener la espalda bien derecha y poder formar una línea recta con tu cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. Mantén la postura de 1 a 3 minutos y repite entre 5 y 10 veces.

 

 

 

Focus, balance, strength. Clock is ticking...#plank #justdoit

Una publicación compartida de Dafne Schippers (@dafne_schippers) el

 

7. El barco

Siéntate en el suelo con las piernas extendidas. Flexiona las rodillas y eleva tus piernas llevando las rodillas hacia tu pecho, manteniendo las pantorrillas paralelas al suelo. Acomódate e inhala mientras estiras tus piernas lentamente. Puedes estirar tus brazos para que las palmas queden junto a tus rodillas, tocar tus tobillos o juntar las palmas en el pecho, depende de tu fuerza y nivel. Procura tener la espalda recta en todo momento y concéntrate en contraer los abdominales. Haz de 5 respiraciones profundas y baja.

 

 

 

"If tou listen to your body when it whispers, you wont have to hear it scream" #navasana #yogalovers #yogaposes #namaste

Una publicación compartida de Luara Ramos (@ramosluara) el

 

8. El cuervo

Ponte en cuclillas y apoya tus manos sobre el suelo. Tus rodillas deben estar lo más cerca posible de la parte de arriba de tus brazos. Separa los dedos de tus manos para que puedas sostenerte bien y lentamente levanta tus pies para separarlos del piso. Sostén la postura por 5 respiraciones.

 

 

 

Al final, estira y relaja los músculos abdominales con la postura del “perro boca arriba”.

 

 

 

What's up dog? #yogihumor Weather is today

Una publicación compartida de Lauren Brown (@laurenelizabethb) el

 

 

Salud, Fitness

Notas relacionadas