LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Unsplash
Detalles románticos que en realidad son señales de alarma

11 Detalles románticos que en realidad son señales de alarma

Podrías estar saliendo con un lobo disfrazado de ovejita amorosa

21/02/2020 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Durante décadas (más bien siglos) nos han enseñado a buscar al ‘príncipe azul’: un perfecto y galante caballero. Por fortuna los tiempos están cambiando y cada vez somos más conscientes de que detrás de un hombre caballeroso se puede esconder un gran machista. Checa algunos detalles románticos que, en vez de señales de amor, podrían ser grandes letreros de alarma.

Típico que conoces a un chico súper atento y cariñoso, ¡todo un ‘gentleman’! A simple vista parece perfecto, pero de pronto sus actitudes comienzan a tornarse más intensas. Cuando menos te das cuenta ya estás en una relación con un tipo celoso, controlador y manipulador.

Por eso, es importante analizar sus acciones y su personalidad, pues si encuentras algunas de éstas características en tu galán deberías preocuparte.

Toma nota:

1. Gasta demasiado dinero en ti  

Si quieres un ‘sugar daddy’, vas por buen camino; pero si buscas una relación sana e igualitaria es mala señal. Por lo general quienes hacen esto tienden a creer que hacerte regalos demasiado costosos o invitarte a lugares carísimos te compromete a “darle algo a cambio”. Y sabes de lo que hablamos.

Hay un  popular dicho de las abuelas que dice: “El que paga, manda”. ¿De verdad quieres que alguien mande sobre ti? Piénsalo.

 

2. Es excesivamente caballeroso

No es malo que un hombre sea amable, la bronca es la ideología que viene implícita en la caballerosidad. El problema con los hombres a quienes educaron para ser súper ‘gentleman’, es que seguro también les metieron ideas machistas.

Por ejemplo, que siempre debe pagar la cuenta para demostrar poder económico y que será buen proveedor, que la mujer es débil y necesita que la cuiden, que él debe ser fuerte, etc.

3. No te protege, te SOBREprotege

Muy relacionado con la caballerosidad, está la idea de que el hombre debe salvaguardar la integridad de la mujer. Entonces te dice que no te vistas con cierto tipo de ropa o que no te maquilles “para que no te falten al respeto”. O te prohíbe ir a fiestas sin él porque “los hombres lo van a malinterpretar” y te puede pasar algo.

Otros síntomas de sobreprotección son llamarte o mandarte mensajes todo el tiempo “para saber que estás bien”, o pedir que le mandes tu ubicación en tiempo real para estarte checando.

Sabemos que en este momento la inseguridad nos tiene paranoicos a todos, pero hay una delgada línea entre estar pendiente de ti y tenerte bien controlada.

4. Te dice demasiado pronto que te ama

Esto es súper común entre los adolescentes intensos, pero si estamos hablando de un hombre adulto es súper ‘creepy’.

El amor verdadero no se da de un día para otro, es algo que se construye con el tiempo. Muchos tipos dicen esto solo para crearte la ilusión de que estás viviendo tu cuento de hadas, hacerte sentir comprometida y retenerte a su lado.

El siguiente paso es jurar que no puede vivir sin ti y hacer promesas exageradas, para agregarle un toque de culpa a la relación, por si algún día se te ocurre cortarlo.

 

5. Tiene planes muy concretos contigo a futuro

Esto puede ser normal si se trata de una relación larga, pero no en una pareja que apenas va empezando. A las pocas semanas o meses de salir te empieza a decir que quiere boda y hasta le pone nombre a sus futuros hijos (por cierto, van a ser tres y tú te quedarás en casa a cuidarlos, mientras él sale a trabajar para darles una buena vida).  

6. Te hace micro escenas de celos

A estas alturas ya deberías saber que los celos jamás son muestra de amor, sino de baja autoestima.

Todo comienza con un inocente “¿quién ese amigo que te manda mensajes / le da like a tus fotos?”. Cuestionar tu amistad con otros hombres es solo el primer paso antes de hacer que te alejes de ellos, ya sea con chantajes o a petición expresa.

También están los que te hacen comentarios como: “Seguro preferirías a cualquiera antes que a mí”. O sea, se ponen en plan de víctimas y no expresan sus celos como tal, pero constantemente necesitan que les reafirmes tu fidelidad absoluta. Por ejemplo, tienes que pedir perdón cada que miras o hablas con otro chico, o cuando dices que te encanta Jason Momoa, porque eso “le duele y lo lastimas”.

7. Se apropia de todo tu tiempo libre

Diario llega de sorpresa en tu break para comer y/o te espera a la salida del trabajo o la escuela. Tus fines de semana son para él y te hace cancelar planes con tu familia o amigos, porque quiere estar todo el tiempo contigo. Es decir, ¡no te da un respiro! Obvio cada vez que quieres hacer algo sin él viene un drama monumental con chantaje incluido.

 

8. Dice que eres mejor que las otras chicas con las que ha estado

De entrada, compararte con otras mujeres ya está mal, pues decir que “no eres como las otras” demuestra cierto grado de sexismo. Además, de forma inconsciente, esto te hace sentir obligada a cumplir con el estereotipo de lo que él cree que es la mujer ideal, aun sacrificando tu verdadero yo.

9. No le gusta que digas groserías

¡Porque eres una damita y es por tu bien! Su triste argumento suele ser: “las groserías suenan mal en un hombre y aún peor en una mujer”. A ver cariño, el género no tiene nada que ver con el uso del lenguaje, eso es muy retro.

La única persona que puede controlar tu forma de hablar eres tú misma, pues tienes toda la inteligencia, madurez y prudencia para saber cuándo, dónde y con quién soltar todas las palabrotas que te sabes.  

10. Te toca de forma inapropiada en público

Una patética forma de “marcar territorio” es manosearte cuando otros están mirando. Ya sea en la calle, el transporte público y hasta delante de familiares y amigos.

Si bien un toque casual, discreto y a escondidas puede ser sexy, agarrarte una boob  en plena fiesta del trabajo frente a su jefe (o el tuyo) es una falta de respeto.

 

11. Todo el tiempo quiere tener sexo, aunque tú no lo desees

Está convencido de que solo necesita seducirte bien o convencerte para que cambies el “no” por un “sí”.

Usa frases clásicas y baratas como: “Te amo tanto que no puedo contener mi deseo”, “Eres tan sexy que te quiero hacer el amor todo el día”, o peor: “Si no quieres hacerlo conmigo es porque ya no me amas o tienes otro”.

Cuando una mujer dice que no, cualquier cosa diferente a un “ok amor, no importa, será otro día”, cuenta como presión y es un problema.

Mira también: ¿Qué significa que tu pareja no te bese en público?

¿Qué otros detalles crees que delatan a un machista disfrazado de chico romántico? ¡Cuéntanos!

Amor, Pareja

Notas relacionadas