LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
3 razones por las que se vale celebrar una boda

3 razones por las que se vale celebrar una boda

Razones para no celebrar una boda hay muchas y muy prácticas pero celebrarla también es una experiencia que te cambia la vida.

17/11/2018 | Autor: @LucyEditora
Comparte en:

Suele ocurrir que cuando expresas tus planes o deseos de casarte, haya a tu alrededor algún detractor de celebrar tan costosa y demandante ceremonia. 

Te dirán que con ese dinero y tiempo que invertirás en la organización, te conviene más hacer un viaje a algún lugar exótico o incluso dar el enganche de una casa. 

Y sí, es válido en estos tiempos, pensar en términos más prácticos y financieramente redituables. 

Pero.... 

Un viaje con tu chico podrás hacerlo en cualquier momento y con una buena administración financiera, puedes lograr todos tus objetivos, siempre y cuando los mantengas siempre presentes incluso frente a las más tentadoras ofertas. 

Si uno de tus sueños en la vida es caminar tomada del brazo de tu papá, para después encontrarte frente a frente con el amor de tu vida, y frente a las personas más importantes para ti, prometerle esforzarte todos los días por alimentar el amor que ya hay entre ustedes, entonces sigue leyendo pues te ayudaremos para que inicies ese fondo de ahorro destinado a hacer realidad uno de los sueños de tu vida. 

1. Es un gran proyecto como pareja 

 

 

Organizar una boda es un gran momento para conocer a la familia, incluso a la tuya, en una faceta nunca antes vista -a menos que uno de tus hermanos se haya casado- y sobre todo de cerrar filas y hacer equipo con tu pareja para tomar decisiones y enfrentar los predicamentos que se presenten de este gran proyecto que hacen en conjunto. Sorpresas e infortunios en el camino habrán, pero eso los hará más fuertes y siempre tendrán esa gran experiencia que compartir. Y eso, compártela con él pues así nunca se acabarán las anécdotas que recordar en cada aniversario. 

2. El camino al altar

 

 

Sea la religión y ceremonia que sea, una de las tradiciones más comunes es la caminata hacia el altar de la mano de la figura paterna en tu vida y creénos cuando te decimos que esa sensación no la vivirás jamás, no tiene sustituto y una oleada de nostalgia, ilusiones acumuladas y amor te invadirán al sonar de la marcha nupcial. Debes vivirla. 

3. El huracán de buena vibra 

 

 

Todos los novios que han pasado por algo similar te dirán: pasas un año planeándolo para que pase en un segundo. Y es cierto, así se siente. Además de que es un segundo que vives bajo una neblina de emoción en donde tú y tu chico son el centro de atención y los receptores de la buena vibra de todos los que asistan. Esa tormenta de bienaventuranza se vive muy pocas veces en la vida. 

 

 

Ahora bien, la cláusula secreta de todo esto es que cuando decidas celebrarla lo hagas por las razones correctas, porque estás dispuesta realmente a poner todas tus canicas en la relación, porque estás convencida de que esa persona es a quien quieres conquistar todos los días y porque es el momento de llevar tu relación al siguiente nivel y compartir este momento tan sublime con él. 

Amor, Bodas

Notas relacionadas