LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Guía de viajes | Cómo elegir el destino perfecto para tus vacaciones

Cómo elegir el destino perfecto para tus vacaciones

Por fin pudiste ahorrar suficiente dinero y tienes unos días libres, ahora sólo falta lo más difícil: elegir el destino perfecto para tus vacaciones.

28/06/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Aunque parezca fácil, no lo es, porque el mundo tiene 194 países reconocidos, innumerables ciudades, poblados e islas. Entonces, ¿a dónde voy? Aquí trataremos de ayudarte a descartar algunas opciones para que te sea más fácil elegir.

 

Antes de empezar, toma en cuenta que los viajes son experiencias profundamente subjetivas y si cada persona es un mundo, ¡imagínate cómo será cada viaje! 

 

Por eso nadie te puede recomendar un sitio, ni siquiera tus familiares, amigos o las maravillosas redes sociales. Cada persona busca algo diferente en su viaje y lo vive a su manera. Lo que motiva, divierte o aburre a una persona no siempre provoca lo mismo en otra. 

 

Aquí va todo lo que debes tomar en cuenta antes de elegir el destino perfecto para ti:

 

1. ¿Por qué quieres viajar? 

 

Sé sincera contigo misma, quizá quieres descansar, romper la rutina, conocer gente, encontrar el amor, ver en vivo ese lugar que te encanta, hacer un retiro espiritual, probar la comida de un país específico, experimentar un choque cultural fuerte, tener algo para presumir en redes sociales, darle checked a algo que “tienes que hacer una vez en la vida” o alejarte de tu vida en general. La lista es casi infinita, pero si logras identificar tu motivación, será más fácil elegir.

 

 

 

 

 

 

2. ¿Qué quieres hacer?

 

Determina si prefieres hacer deportes al aire libre, recorridos culturales, ir de shopping, o tirarte en una playa y perder la noción del tiempo. Las actividades que más disfrutas marcarán el destino de tu viaje. Si quieres descansar no te conviene ir a una gran ciudad como Nueva York o París, donde hay millones de cosas qué hacer, y si eres toda una intelectual, quizá no te sentirás muy cómoda en los antros de Ibiza. 

 

3. ¿Con quién viajas?

 

No es lo mismo irte sola de mochilazo, que ir en plan familiar, con amigos o en pareja. Si vas acompañada tienes que negociar para que todos queden conformes con lo que ofrece el destino, en especial si llevan niños.

 

4. Presupuesto y fechas

 

Estas dos variables van de la mano y son los puntos que más influyen en la decisión. Si dispones de poco tiempo y dinero te conviene ir a un lugar cercano, pero si tienes más días y presupuesto puedes ir más lejos, a otro país, por ejemplo. Si tu presupuesto es holgado, pero el tiempo no, puedes darte el lujo de pasar unos días en un resort para que te consientan. Si el caso es todo lo contrario, ¿qué tal un mochilazo low cost por Europa?

 

 

 

 

 

 

5. Seguridad

 

No podemos negar que hay destinos más peligrosos que otros, en especial cuando el terrorismo y el crimen organizado están en pleno auge. Lo mejor es elegir un lugar donde los riesgos sean mínimos y cuente con buena infraestructura para atender emergencias. Por ejemplo, en este momento los países árabes son una opción muy arriesgada, al igual que ciertas partes de África y Centroamérica, o incluso buena parte de México. Aunque nada te puede garantizar que estarás libre de peligro, lo mejor es minimizar las posibilidades. 

 

 

Otros puntos a considerar: 

 

Clima. Si no checas esto podrías llegar a Tailandia en época de monzón, a Venecia justo cuando se inunda o a Alemania en plena helada invernal.

 

Las fiestas locales. Algunos lugares se encarecen mucho durante las celebraciones importantes y es difícil encontrar alojamiento o transporte. Si vas en época de Oktoberfest a Munich, de Ramadán a un país musulmán, o al carnaval en Río de Janeiro, lo más probable es que gastes más del doble de lo que te costaría en otra época del año. 

 

El idioma y las costumbres. Si viajas sola por primera vez lánzate a un destino cuya lengua oficial domines un poco o que al menos te puedas defender. El choque cultural puede ser frustrante hasta para el viajero más experimentado. Tampoco te recomendamos ir a un lugar demasiado conservador si eres muy extrovertida o relajada, podrías terminar en problemas con la ley si rompes sus reglas. 

 

Tu estado físico. Si no aguantas caminar por horas o te duelen las rodillas después de subir escaleras, no quieras entrarle al turismo de aventura, hacer un tour por el desierto si eres alérgica al polvo o comer en los mercados de Singapur si tienes estómago delicado. 

 

 

Lo ideal es investigar bien el destino antes de hacer reservaciones, para asegurarte de que es lo mejor para ti y te dará lo que estás buscando.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas relacionadas