LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Pexels
piel seca en la cuarentena

¿Tu piel está más seca o grasa durante la cuarentena? Hay una explicación

Resequedad, granitos y otras formas en que el confinamiento afecta tu cutis

23/04/2020 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

En México y muchas partes del mundo ya llevamos varias semanas confinados en nuestros hogares. El cambio drástico en nuestra rutina cotidiana, debido a la cuarentena por el coronavirus, también se refleja en nuestro cutis. Si en estos días has notado tu piel más seca o grasa de lo normal, no eres la única.

Cualquiera pensaría que el encierro sería benéfico para nuestra piel: menos maquillaje (o nada), nula exposición al sol y la contaminación, y claro, más tiempo para aplicarnos mascarillas y tratamientos. Parecería la oportunidad perfecta para que la piel respire y se restaure de forma natural.

 

La realidad es un poco distinta, ya que muchas personas experimentan mayor resequedad, un aumento en la producción de grasa cutánea e incluso brotes de granitos y otras imperfecciones.

El cambio en nuestra piel puede estar relacionado a varios factores:

1. Estrés y ansiedad

Cuando estas emociones se presentan de forma continua nuestro cuerpo libera histamina, un químico cerebral relacionado con la respuesta alérgica. También se genera una mayor producción de adrenalina y cortisol, que provocan desajustes hormonales y debilitan nuestro sistema inmunológico.

Estas alteraciones hormonales descontrolan la producción de grasa en la piel, la cual puede disminuir, aumentar ¡o ambas! Por eso un día tienes picazón por la resequedad y al otro amanecer con el rostro brilloso de grasa y un par de nuevos barritos, que además se agravan por la producción de cortisol.

Una piel bajo mucho estrés también puede desarrollar urticaria o una condición llamada dermatitis nerviosa.

Por si la resequedad y el acné no fueran suficientes, según una investigación de la Universidad de California, vivir preocupada provoca la aparición de arrugas, líneas de expresión y caída de cabello.

Es importante que busques espacios, actividades o técnicas para relajarte: practica yoga, arma un rompecabezas, juega en línea, medita o encuentra algo que funcione para ti.

Si sientes que tus emociones están fuera de control pide ayuda a un terapeuta profesional, recuerda que muchos están ofreciendo sus servicios online.

  

 

2. El aire en tu hogar

Desde que inició el confinamiento, los expertos han recomendado mantener abiertas las ventanas para que circule el aire. Sin embargo, esto no siempre es posible o suficiente. Al estar encerrados el aire se “estanca” y vivimos rodeados del dióxido de carbono que produce nuestra respiración, así como de partículas contaminantes y gérmenes, como los ácaros del polvo.

Para colmo, la cuarentena nos agarró en plena primavera, cuando muchos recurren al clima artificial. El aire acondicionado suele ser muy seco, mientras que el calefactor disminuye la humedad en el ambiente. Por supuesto, ambos afectan  la dermis.

 

3. Dieta e hidratación

Lo más probable es que tu alimentación se haya alterado tanto como tu rutina. Hay quienes se volvieron más estrictos con su dieta, pero otros perdieron el control y sucumbieron a los excesos.

Los cambios en la ingesta de grasa y azúcar se reflejan en el cutis, por lo general en forma de acné. Por otra parte, el consumo excesivo de sal produce deshidratación general, la cual se refleja en el cutis.

A eso debemos sumar que la mayoría está tomando menos agua de la recomendada. Al estar todo el día en casa sin actividad física es probable que nos dé menos sed y olvidemos hidratarnos.

Solo trata de cuidar más lo que comes: limita la ingesta de azúcar, harinas y grasas tanto como puedas, así como de lácteos y carnes rojas. Dale prioridad a las frutas, verduras y cereales. Para garantizar tu hidratación, cada mañana llena una botella de dos litros y proponte beberla toda durante el día.

 

4. Simple descuido

Las medidas de higiene para evitar la propagación del coronavirus incluyen lavarnos con frecuencia las manos y la cara, así como aplicar productos sanitizantes. Por supuesto, esto también altera su pH, humectación y apariencia.

Es muy importante aplicar crema humectante después de cada lavado o limpieza. Esta evita la resequedad y, curiosamente, también la piel grasosa. Recuerda que nuestro organismo siempre busca el equilibrio: si tu piel está reseca puede responder produciendo más grasa, lo que promueve la aparición de acné.   

Mira también: Mascarillas, maquillaje y limpieza: plan de belleza en tiempos de coronavirus

Por tanto, las claves para contrarrestar los efectos negativos del confinamiento en la piel son: relajación, mantener tu ambiente fresco y limpio, y llevar una dieta saludable.

Si a esto le agregas una buena rutina de limpieza e hidratación, así como tratamientos y mascarillas una vez a la semana (mínimo), tienes la receta para que tu piel se mantenga sana y luzca radiante cuando volvamos a salir de casa.

Belleza, Tips

Notas relacionadas