LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
18 Cosas que pasan cuando te pones uñas postizas por primera vez

18 Cosas que pasan cuando te pones uñas postizas por primera vez

Son tan bellas pero tan complicadas al mismo tiempo, como toda obra de arte.

18/09/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Hay chicas que se ponen uñas postizas desde los 15 años, pero otras mantenemos las nuestras “vírgenes” hasta los veintitantos. Si ya lo hiciste, seguro te identificarás con estas 18 cosas que le pasan a cualquier chica cuando se pone uñas de acrílico por primera vez, y si no ¡prepárate!

 

 

También: Hair nails, las uñas con cabello más escalofriantes del mundo

 

 

Todo comienza cuando decides ponerte fake nails y te sientas pacientemente durante una hora o más en el salón, viendo cómo tus cortas uñas se transforman en pequeñas obras de arte con forma de almendra. 

 

 

 

 

Durante los siguientes días te pasarán cosas como estas: 

 

 

También: Uñas largas vs uñas cortas: pros y contras

 

 

1. Limpiarse el trasero es difícil, hay peligro de rasguños y de que tus uñas se conviertan en una extensión del papel de baño, ¿cuál es el truco?

 

2. Si te pica la nariz, prefieres no rascarte, ¿y si te picas un ojo? Y ni hablemos de intentar sacarte un moco, no va a pasar.

 

3. No puedes agarrar nada como una persona normal, es más ¡no puedes abrir latas! Ahora dependes de otros hasta para beber una soda y cenar atún.

 

 

 

 

 

 

 

 

4. Golpeas con tus uñas rítmicamente en cada superficie, y eso resulta molesto hasta para ti. 

 

5. Las pantallas táctiles nunca te habían hecho sentir tan inútil, ¿con qué parte del dedo se supone que debes mandar mensajes?

 

6. Ahora tienes que escribir en la computadora lentamente y usando solo un dedo a la vez. De hecho, aprendes a teclear con las uñas, ¿eso tendrá valor curricular?

 

 

 

 

 

 

7. Tardas años en sacar las tarjetas de tu cartera, ¿cómo lo hacen otras chicas? Y ahí te quedas, haciendo malabares mientras los cajeros te ven con odio y pena ajena. 

 

8. Si te sale un barrito o punto negro, no hay forma de exprimirlo. De hecho ¡nunca debes exprimirlo!

 

9. Nunca volverás a subestimar la hermosa sensación de rascarte con tus uñas reales cuando tienes comezón, ¡nunca! 

 

 

 

 

 

 

10. ¿Quién diría que es mucho más fácil cerrar una puerta que abrirla?

 

11. Cada vez que te maquillas terminas con arañazos, piquetes y zonas en blanco porque tus uñas se llevaron parte de la magia. 

 

12. Si comes algo con las manos, la mitad termina atorada en tus uñas, y no es fácil sacarlo. Cuenta como snack, ¿no?

 

 

 

 

 

 

13. No has hecho nada extraño y te has lavado las manos varias veces, entonces ¿por qué el borde entre tu uña y tu dedo está lleno de tierra?

 

14. ¿Ropa de encaje o crochet? Ja, ja, ja… 

 

15. Si se te mete una pelusa o una pestaña al ojo, ¡es el infierno!

 

 

 

 

 

 

16. Adelgazas un poco porque que no eres capaz de abrir una bolsa de botanas o cualquier dulce sin hacer un desastre.

 

17. La masturbación se suspende hasta nuevo aviso y sientes un nuevo respeto por las actrices porno.  

 

18. Extrañas aquellas épocas en las que podías cambiarte un tampón sin miedo de apuñalarte por accidente.

 

 

FOTOS: Kim Kardashian se une a la tendencia gray hair y así luce su cabello

 

 

Después de vivir todo esto, por fin vas al salón a que te las retiren (o te las arrancas salvajemente con lo tengas a la mano). Y pueden pasar dos cosas: que jures por tu honor que jamás lo volverás a hacer, o que hayas aprendido a dominarlas, te vuelvas adicta y no luzcas tus uñas naturales en mucho tiempo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas relacionadas