LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Maleta lista: los mejores trucos para empacar cuando vas de viaje

Maleta lista: los mejores trucos para empacar cuando vas de viaje

Te decimos qué llevar dependiendo del lugar o del tipo de viaje que harás.

01/07/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

Quienes han viajado saben que empacar es todo un arte, y como tal ninguna regla está escrita en piedra, pues todo depende del tipo de viaje, cuántos días te vas y las actividades que harás.


Lo primero es elegir la maleta adecuada según tu viaje:

Mochilazo

Como podrás imaginar, lo ideal es una mochila grande, con suficientes compartimentos, bolsillos y cierres para acceder al interior desde varios puntos. Busca las que se pueden comprimir o expandir según tus necesidades, y si piensas cargar mucho o el viaje es largo, fíjate que tenga soporte en la espalda y cintas que se aten a la altura del pecho y la cintura. Con esto tendrás más equilibrio, estabilidad y el peso se distribuirá por todo tu tronco para evitar lesiones.

Viaje de negocios

Si se trata de un viaje corto de un par de días en el que necesitarás ropa formal, elige una maleta rígida, pequeña y con ruedas. Algunas cuentan con un perchero integrado para que “cuelgues” tu ropa y así no llegue arrugada al destino. Además, la dureza de la maleta ayudará a que tus papeles o equipo electrónico no se maltraten.

Viaje de placer

En este caso puedes hacer lo que más convenga a tus gustos y necesidades, porque lo más importante es tu comodidad. Si te sientes mejor con una backpack pequeña, con una mochila cilíndrica con correa al hombro (como las que se llevan al gym) o con una enorme maleta rígida con rueditas, adelante.

 

 


¿Cuánto puedes llevar?

Es indispensable tomar en cuenta las reglas de cada aerolínea sobre el peso y volumen del equipaje. La mayoría te permiten una maleta de hasta 23 kilos de equipaje documentado y una de 10 kilos en el equipaje de mano, aunque las medidas de la maleta varían según la compañía.

Trata de apegarte a estas reglas en la medida de lo posible, pues a menos que te vayas a mudar a otro país, no es necesario llevar más de eso. Incluso si te vas por más de 15 días, considera reservar un día para lavar tu ropa en vez de usar cada prenda una sola vez y cargarla sucia el resto del viaje. Eso te ahorrará mucho espacio (necesario para todo lo que traerás de regreso), y dinero de cuotas por exceso de equipaje.

 

 

 

 


¿Cómo empacar?

Si haces una búsqueda rápida en YouTube te aparecerás cientos de miles de tutoriales con técnicas para empacar de forma eficiente y práctica. Sin embargo, la que elijas dependerá de tus necesidades específicas y qué vas a llevar.

Nuestra técnica favorita y totalmente comprobada (en especial para mochilazos y viajes de placer) es enrollar cada prenda y acomodarla muy compacta, una junto a otra y después intercalada para no dejar huecos y sacar todo el aire posible de la maleta.

Por supuesto, si llevas zapatos debes aprovechar su interior para meter calcetines o ropa interior, y después envolverlos en una gorra de baño o bolsa plástica para que no ensucien la ropa.

En cuanto al orden, las toallas o ropa de cama debe ir hasta abajo, luego la ropa, los zapatos y al final los artículos de aseo personal. Si llevas chamarra o abrigos, llévalo contigo en la cabina o en el equipaje de mano, al igual que equipo electrónico, medicamentos, alimentos perecederos, documentos oficiales, joyas y artículos frágiles.

Los líquidos como shampoo, crema, protector solar, etc. deben ir en envases de máximo 100 ml. dentro de una bolsa resellable de aproximadamente un litro de capacidad, de lo contrario no te dejarán subirlos al avión. ¿Quieres ir a lo seguro? En vez de botellas lleva sobres tipo “muestra gratis” de esos productos.

Siempre revisa las políticas de equipaje de la aerolínea en la que viajas, porque pueden variar.

 

 

 


¿Qué me llevo?

Empaca lo que necesites, ni más ni menos. No hay una cantidad exacta ni una fórmula matemática precisa para saber cuánta ropa debes llevar según la duración del viaje.

Tú te conoces mejor que nadie y sabes si puedes usar la misma prenda más de una vez (como los jeans o el traje de baño, por ejemplo), o si de verdad necesitas cambiar de camiseta tres veces al día cuando vas a un sitio caluroso.

Haz un cálculo de lo que realmente vas a necesitar, quizá un outfit por día, algo para salir de noche si hay oportunidad, un rompevientos y un suéter por si hace frío o llueve. Checa si puedes (o si quieres) lavar tu ropa durante el viaje, eso te ayudará a viajar más ligera. Eso sí, limítate a un máximo de 3 pares de zapatos, tal vez unos tenis que te lleves puestos, unas sandalias y un par de stilettos.

El truco está en encontrar la fórmula que funcione para ti y para ese viaje en particular.  

 

 

 

MIRA AQUÍ MÁS TIPS PARA HACER EL VIAJE DE TUS SUEÑOS

Quiérete, Tu vida, Viajes

Notas relacionadas