LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

iStock
Paso a paso: qué hacer cuando rescatas a un gato callejero

Paso a paso: qué hacer cuando rescatas a un gato callejero

Mira cómo puedes hacer más fácil su nueva vida contigo. ¡Ámalo desde el primer momento!

27/08/2017 | Autor: Mairem del Río
Comparte en:

 

A cualquiera se le apachurra el corazón cuando ve a un tierno gatito vagando por las calles, y más si el animalito se ve sucio, desnutrido y triste. Si tienes el valor y la bondad de rescatar a uno de ellos, checa esta guía para saber qué hacer.

 

Lo primero es identificar si, efectivamente, el gato es callejero. Te darás cuenta por su comportamiento y aspecto, ya que los gatos de casa suelen ser más dóciles y lucen bien nutridos, limpios y hasta cepillados, incluso pueden traer collar y placa.

Si ese es el caso, llama de inmediato a sus dueños, tal vez están preocupados por el minino. Lo peor que puede pasar es que te digan que es normal que ande en la calle, pues muchos gatitos acostumbran salir a dar paseos y volver a su hogar, así por lo menos tu alma descansará.

 

También: Ya puedes registrar legalmente a tus mascotas como parte de tu familia

 

Si decides llevarlo a tu casa para adoptarlo o por lo menos resguardarlo de la intemperie, sigue esta guía paso a paso:

 

1. Agárralo con delicadeza

La mayoría de gatitos de la calle están a la defensiva y no dejan que los humanos se les acerquen, así que trata de ser lo más astuta y cuidadosa posible. Si tienes tiempo de ganarte su confianza, aliméntalo y bríndale refugio hasta que acepte que te ganes su confianza, y entonces podrás meterlo en una caja o transportadora para llevártelo.

Si lo encontraste por casualidad y es una situación de “ahora o nunca”, arrójale una manta, toalla o chamarra, tratando de que no te muerda o rasguñe. Tómalo del cuello, controla sus patitas y, de preferencia, tápale los ojos para que no se altere de más en el camino.

 

2. Llévalo al veterinario

Lo primero es asesorarte con un especialista para checar su estado de salud, si está bien alimentado, si presenta alguna enfermedad, etc. Él determinará si necesita alguna desparasitación, baño, vacunas, comida especial o qué cuidados le tienes que dar.

Sabemos que esta consulta representa un gasto, pero considera que es una vida de la que hablamos y no de un artículo que puedes comprar en otro momento.

 

3. La llegada a casa

Déjalo en una habitación a prueba de escapes, en especial si lo ves muy alterado. Si está tranquilo, abre todas las puertas para que explore el nuevo lugar. Si se esconde y lo notas temeroso, es normal, no lo fuerces a salir y convivir con los humanos, dale su tiempo.

Prepara un espacio para que duerma con una manta o caja, y si cuentas con transportadora, mejor. Si no tienes caja de arena ni forma de conseguirla, improvisa una con una de cartón o plástico, y tierra, pero cámbiala en cuanto puedas.

 

También: Lo que tu gato dice de tu personalidad

 

Si hay otras mascotas en casa, procura mantenerlos separados para evitar agresiones entre ellos.

 

4. Aliméntalo

Dale alimento para gato, ya sean croquetas o de lata. Si no tienes, puedes darle atún en agua. Por ningún motivo le des leche entera, ya que les hace daño, pero un poco de deslactosada podría funcionar. Procura darle de comer en persona, ya que es la mejor forma de ganar su confianza.

Si es un gatito muy pequeño, lo ideal es darle leche en polvo especial, que encuentras en clínicas veterinarias y tiendas de mascotas. Otra opción es preparar una mezcla de fórmula para bebé humano etapa 1 o leche deslactosada con yema de huevo, y dársela tibia con una jeringa o gotero.

 

5. Decide qué harás con él

Piensa bien si quieres adoptarlo, porque será una gran responsabilidad. También puedes acercarte a algún grupo dedicado al rescate y adopción de gatitos para que le busquen un hogar, o promoverlo tú misma en redes sociales. No olvides compartir su foto y los datos de donde lo encontraste en grupos de mascotas extraviadas, ya que quizá sí tenga dueño, aunque no lleve collar.  

 

6. ¿Por qué es importante esterilizarlo?

No importa si te vas a quedar con el felino o no, puedes ayudarlo aún más si lo esterilizas. Así evitarás que tenga gatitos que podrían terminar sufriendo en las calles. Si no estás dispuesta a pagar por la operación, hay muchas asociaciones y campañas que lo hacen de forma gratuita.

Hay quienes piensan que lo mejor es dejarlo entrar 'en celo' una vez en su vida o que las gatitas deben tener al menos una camada, esto es totalmente falso. Mientras más pronto lo esterilices, menos probabilidades habrá de que salga de casa y se exponga a varios peligros, no sólo de otros animales, sino de otras personas que pueden lastimarlos o asesinarlos, hay gente a quienes la vida de un animal no les importa y eso se llama crueldad.

Si tienes una gatita, no habrá otros gatos callejeros merodeando por tu puerta y no te preocuparás por buscar hogares para otros gatitos que no sabrás cuál será su destino.

 

7. Ten paciencia

Los gatitos callejeros por lo general han pasado por maltratos y otros traumas que explican su comportamiento agresivo, arisco o ansioso. No trates de tocarlo o cargarlo hasta que él se acerque a ti. Dale tiempo para que se adapte a su nueva vida, para que confíe en ti y en los demás habitantes de la casa, para que entienda que por fin está en un lugar seguro.

 

También: 9 Cosas que pueden hacer que tu gato te odie

 

Adoptar un gatito es de las acciones más valientes, responsables y bondadosas que puedes hacer. Una vez superada la etapa de ajuste, ese pequeño te dará mucho cariño y te hará saber que valió toda la pena salvarle la vida.

 

 

 

Quiérete, Tu vida, Mascotas, Gatos

Notas relacionadas