skin
skin
LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Shutterstock
tipos de disfunción sexual femenina

4 tipos de disfunción sexual femenina que quizá no conocías

Casi no se habla de estos padecimientos, pero son más comunes de lo que parece

27/01/2020 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

Cuando se habla de disfunciones sexuales, casi todos ubican las masculinas, como la disfunción eréctil o la eyaculación precoz. Sin embargo, poco se mencionan los padecimientos que afectan la sexualidad femenina. Aquí te presentamos algunos para que estés prevenida y te atiendas si es necesario. 

El dolor durante el sexo, la ausencia de deseo, las dificultades para excitarnos o para lograr el orgasmo, son más comunes de lo que parecen. En Estados Unidos, el 43% de las mujeres entre 18 y 59 años ha experimentado algún tipo de disfunción sexual a lo largo de su vida. 

Una encuesta realizada por la Universidad de Chicago reveló que ella 21% de las mujeres entre los 18 y los 29 años sufre algún tipo de dolor durante la relación sexual, mientras que el 27% habla de experiencias poco placenteras.

 

Lo triste es que un estudio del Departamento de Urología y Psiquiatría de la Universidad de California indica que aproximadamente el 40% de las mujeres nunca ha buscado tratamiento o ayuda.

Estos problemas pueden ser de origen fisiológico o psicológico, y por lo general se deben atender desde ambos frentes.

Estos son los principales tipos de disfunción sexual femenina: 

1. Trastorno del deseo  

Este es probablemente el padecimiento más frecuente y puede tener varias causas fisiológicas, psíquicas o sociales. Un documento publicado por la Asociación Española para la Salud Sexual (AESS) indica que el 30 % de mujeres no tienen ningún tipo de deseo sexual. 

Esto puede ocurrir en períodos específicos como el embarazo, lactancia y la menopausia, o durante temporadas de crisis emocional. Las intervenciones quirúrgicas, desarreglos hormonales y ciertas enfermedades como la diabetes, cardiopatías, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson y la depresión, pueden derivar en la ausencia de deseo.

Otros factores que pueden afectar al deseo sexual son cambios en los métodos anticonceptivos, cansancio, estrés, cambios de humor, obesidad o una mala imagen del propio cuerpo, la relación con la pareja, episodios sexuales traumáticos en el pasado y el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y drogas.

2. Dificultad en la excitación sexual

La excitación sexual en la mujer, tal como la erección en el hombre, son principalmente reacciones vasculares. “Un problema físico puede dificultar o impedir que esto ocurra, sobre todo si existe algún factor que interfiera con el flujo de sangre o las terminaciones nerviosas en la zona genital, especialmente en el clítoris y la vagina”, afirma el doctor José Díaz Morfa, psiquiatra, psicoterapeuta y presidente de la Asociación Española de Sexología Clínica.

Entre las causas fisiológicas están la diabetes, enfermedades coronarias o aterosclerosis (arterias obstruidas). Las lesiones espinales también pueden interferir con los mensajes que se envían desde los órganos genitales al cerebro.

La falta de interés por una poca o inadecuada estimulación por parte de la pareja también puede explicar esta circunstancia.

El doctor Morfa sostiene que los problemas de excitación son más comunes en la menopausia, por la alteración hormonal.

 

3. Dolor asociado al coito

Los tipos de dolor o dispareunia son:

- Dispareunia profunda

Las causas principales pueden incluir enfermedades inflamatorias de la pelvis, cirugía ginecológica o pélvica, tumores o quistes uterinos o vaginales y fibroides, endometriosis, infecciones del tracto urinario, falta de lubricación o alguna infección de transmisión sexual. También puede ser la consecuencia de una determinada postura durante el coito en la que la penetración sea mayor.

- Dispareunia leve

Es común y tiene muchas causas. Los síntomas pueden ser el escozor, ardor, o inflamación e irritación de la zona. Este dolor puede también sentirse en otros momentos además de durante el coito, por ejemplo, al caminar, correr o montar en bicicleta. Cualquier problema dermatológico también puede afectar a la zona alrededor de la vagina, como eccemas, verrugas, psoriasis y liquen escleroso, que hace que la piel se retraiga y se haga más frágil.
Otras causas pueden ser herpes y úlceras vaginales. La intolerancia a los espermicidas y los condones de látex, así como ciertos jabones, también pueden producir irritaciones.

- Vaginismo

Suele considerarse una respuesta condicionada y que puede estar relacionada con la anticipación de dolor en el coito. 

4. Anorgasmia

El documento de la AESS explica que las dificultades para alcanzar el orgasmo se pueden clasificar de la siguiente forma: primarias (aquellos casos que nunca han tenido un orgasmo) o secundarias (han alcanzado el orgasmo anteriormente pero luego ha surgido la dificultad).

Esta disfunción puede tener origen psicológico, aunque también hay ciertas condiciones médicas relacionadas con el riego sanguíneo y las terminaciones nerviosas del clítoris.

Mira también: 10 enfermedades y malestares que se curan teniendo sexo

Todas las disfunciones sexuales femeninas tienen solución con el tratamiento adecuado, ya sea médico, psicológico o ambos. Si te identificaste con alguno de los padecimientos no dudes en acudir con tu médico de confianza. 

¡Cuida tu vida sexual!

Notas relacionadas