LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cortesía Videocine
Agradece Macarena Achaga a 'Juliantina' y prepara estreno de película

Agradece Macarena Achaga a 'Juliantina' y prepara estreno de película

Maca interpretará a Pamela en la película En las buenas y en las Malas

01/03/2019 | Autor: Mariana Mijares
Comparte en:

A días de concluir en México la telenovela Amar a Muerte, Macarena Achaga agradece todo lo que ‘Valentina’ ha dejado en su vida; en especial, saber que este personaje: una mujer que se enamora de su amiga ‘Juliana’ (Bárbara López) ha marcado a tantas personas.

El fandom de Juliantina -conocido cariñosamente como ‘Juiantinas’-, espera que se confirme si se realizará o no un spin off de la telenovela. Mientras tanto, la también actriz de Miss XV y Gossip Girl Acapulco se prepara para el estreno de la película En las buenas y en las Malas, en la que interpreta a ‘Pamela’, la antagonista de la historia. Platicamos en exclusiva con la actriz.

Maca, ¿Qué ha representado para ti interpretar a un personaje que, junto con el fenómeno de Aristemo, ha tomado las tendencias en redes y significado tanto para los fans?

Macarena: Mira, yo siempre digo que a mí lo que me mueve a trabajar, es tener historias que contar para que la gente se identifique, como que ahí es donde digo: ‘lo logré’. Aunque obviamente uno no siempre tiene la posibilidad de tener personajes tan empáticos como éste.

Cuando me llegó fue una cosa hermosa, y estoy muy agradecida y nunca sabes qué va a pasar, pero el trabajo que se hace detrás, siempre se hace con esa intención: que la gente lo reciba bien; siempre se hace con la mejor intención

¿Por qué crees que Valentina ha significado tanto para la gente?

Macarena: Lo que pasó con este personaje es que las cosas estaban planeadas en muchos sentidos, desde que nosotras hicimos el nombre de ‘Juliantina’, sin saber cómo iba a ser el impacto que iba a tener allá afuera, hasta planear la relación a largo plazo. Porque tú sabes que no tenemos todos los libretos juntos; tenemos algunos, entonces no sabíamos para dónde iba la historia. Decíamos: ‘¿Será que terminemos juntas o no?’

Ya me tienes a mí llamando a la escritora, así de mira: ‘es que yo voy a hacer esto, ¿está bien?, porque me voy a ir para acá, si te parece, y le voy a meter esto’; fue una comunicación constante.

Fue un trabajo que me pone tan feliz que se viera; porque se hace ese trabajo pero a veces no se ve. Entonces lo que me está pasando a nivel profesional, y personal, es un deleite, porque uno quisiera que todos los personajes que haces con cariño la gente los viera y los tomara de esta manera y los amara de la misma forma que tú; porque no sé, es como tu hijo, tu bebé. Entonces hay una emoción impresionante con Jualiantina; laboral y personal.

 

 

 

A lo largo de meses, recibieron una retroalimentación continua de sus fans…

Macarena: Creo que nunca recibí tantos correos electrónicos; yo siempre tengo uno puesto ahí en mis redes sociales ([email protected]), porque de repente la gente te quiere escribir cosas y siempre se me hace bonito que esté.

Nunca había recibido tantos correos electrónicos, tantos tuits, tantos mensajes diciendo: ‘gracias porque contaste mi historia’, ‘gracias porque la forma en que la contaste es la real’.

¿Cuáles fueron tus mayores retos en términos de los libretos?

Macarena: Cuando te llegan los libretos, es como leer un mensaje de Whatsapp; sabes que a veces unos se puede enojar sin querer, porque malinterpretas lo que dice. Entonces uno se puede, literalmente, sentir bien o mal depende cómo leas el mensaje. Entonces así son un poco los libretos, ahí viene una cosa escrita y tú le pones tu tono y tu interpretación.

La tarea que yo encontré muy difícil era hilar y conectar las cosas que iban pasando que, obviamente nosotras no teníamos el control, pero sí tienes el control de cómo se cuentan.

La historia de ‘Juliantina’ inició además como una amistad…

Macarena: Cuando yo recibí esta historia; yo he tenido muchas amigas en mi vida, y con esas amigas muchas decepciones amorosas, amistosas, que uno dice: ‘bueno, no somos las únicas’. O sea seguro tú tienes amigas que te lastimaron o amigas con las que estuviste muy cerca, o amigas que siguen siendo tus hermanas. Los hombres le dicen ‘bromance’, y entonces lo que quisimos contar Bárbara y yo es cómo, de una amistad, nace el amor y cómo uno es gay o no es gay; simplemente te enamoras. Y bueno, cada quien tendrá sus preferencias sexuales y por ahí después de la primera vez que te enamoras de una chica o un chico, pues decides si te gusta más esta experiencia, o me conecto mejor con este sexo; pero no viene ligado a una ‘etiqueta social’ como siempre se ha tocado.

Entonces mi idea y la de Bárbara fue contar la historia -no de un romance- sino de una amistad; amor que me parece, a mí, que tiene mucho más sentido y mucha más congruencia y se le saca toda esa parte del morbo.

Había mucha expectativa por ese esperado primer beso…

Se contó la historia real. Yo sabía que en el capítulo 40 Juliana y Valentina se besaban; entonces lo que hacía yo no era esperar el capítulo 40 para que nos besáramos; era que, en todos los otros capítulos anteriores se pensara: ‘es que algo pasa’.

Yo me acuerdo que estábamos en la primera semana de grabación, y mi director me llamó y me dijo: ‘tengo una amiga que me acaba de preguntar si ustedes dos van a ser pareja’. No había ningún indicio, solamente la forma en la que nos mirábamos y la forma en que conectábamos cuando hablábamos; así fuimos construyendo la historia.

Los actos están, porque obviamente nosotras nunca pudimos haber plantado un beso en la historia que no existía, pero se construyó.

Los fans esperaban mucho ese momento, ese beso; ¿ustedes querían que sucediera justamente por los fans? ¿o también para que se normalizara?

Macarena: Ni siquiera los fans, eso no era para que los fans lo vieran normalizado -porque ellos sí lo tienen normalizado- esto es para hacer un statement social; esto es para decirle a la gente que ve la novela en su casa y que dice: ¿y si el hijo de mi vecina es gay? ¿y si mi hijo es gay, qué?

Es como una cosa así de: ‘el otro puede ser, ¿y qué?’, es la intención de normalizar algo -que es normal- pero que todavía tiene un carácter de ‘juicio’ en todos lados; sobre todo en las casas.

Entonces ese fue el target. Obviamente sabíamos que los chicos y las chicas que están en una situación parecida, o que se sienten identificados con la forma en que contamos la historia, obviamente iban a hacer ‘clic’; pero a la par, era para la casa, para la gente.

 

 

 

Maca, habías estado en series importantes, y en esta telenovela que, como dijimos, te ha dado muchísima proyección en todo el mundo; ¿qué significa ahora brincar al cine para En las Buenas y en las Malas?

Macarena: Me encanta, siempre había querido hacer cine. La verdad tardó más de lo que yo esperaba pero bueno, lo que tú dices, había estado ocupada haciendo otras cosas; y eso es lo que pasa cuando uno está haciendo otras cosas, que por ahí dejas de hacer lo que anhelas.

Entonces me gusta porque esta es una entrada amigable, divertida, aunque supongo que me van a odiar un poco...

Es que tu personaje: ‘Pamela’ se vuelve algo psycho, con tal de quedarse con el protagonista...

Macarena: Un poquito psycho salió esta niña; pero creo que fue la mejor forma de entrar al cine. Además BH5 es una familia muy bonita que tiene bases muy sólidas y que todos cumplen un rol súper definido muy importante. A mí me gustó mucho empezar así, y además con amigos. Ya los conocía a todos; con Cris ya había trabajado, Alberto y Zuria son amigos de la casa. Entonces me tocó trabajar en familia, que es algo que a mí me gustó mucho. No me había pasado antes trabajar con tantos amigos.

Se integran a la plática Christian Chávez y Alberto Guerra…

Me parece interesante el fenómeno que se vivió en el cine el año pasado, en donde películas como Pantera Negra y Crazy Rich Asians, tuvieron increíbles números en taquilla, precisamente, porque representaban a las minorías, ¿qué significa para ustedes, justamente, darle voz a las minorías?

Cristian: Creo que lo más bonito es poderlo mostrar así como es: normal. Realmente -como decía Maca- los chavos que están afuera y la gente joven lo ve como algo normal; no lo ven raro.

Y realmente es igual que con los personajes heterosexuales: no son iguales todos, son distintos, tienen formas distintas; entonces creo que también se trata de representar esa diversidad, que hay dentro de la diversidad.

Alberto: Y es muy interesante el asunto de -lo que tú decías ahorita- ¿qué pasa con los estudios y las casas productoras grandes que se empiezan a dar cuenta que vale la pena hacer películas donde las minorías sean las que se sientan mayormente representadas? y no nada más por quedar bien, o porque se pueda lucrar con eso; sino por abrirse a poder contar otro tipo de historias. Como dice Cristian, abordarlas de otra forma.

De repente el asunto de la homosexualidad pues ya lo habíamos visto representado de una cierta forma un millón de veces, entonces ¿qué tan complicado puede ser normalizarlo? ¿qué tan complicado puede ser, simplemente, aceptar que es parte del vida sin tenerle que hacer un hincapié o un énfasis especifico?

Macarena: Y también si se hacen películas acerca de las minorías, entonces ya no son más minoría; eso es lo que me parece interesante. No es una sección ínfima de la sociedad que tiene ciertas particularidades, todos tenemos particularidades, ¿cuál es la tuya?

Para ustedes, ¿cuál es ser el secreto para permanecer con alguien ‘En las buenas y en las malas’? Y además no sólo con una pareja, también con la familia, o con los amigos...

Cristian: Creo firmemente que siempre vas a tener pruebas nuevas que ir superando y haciéndote fuerte; tanto con tu familia, tus amigos, tu pareja, y creo que el chiste es estar siempre consientes de qué es lo que los llevó a estar juntos, cuál es la raíz. Creo que el ser honesto y el tener claro por qué estás con esa persona -tanto como amigo, como pareja-, el saber por qué llegaste a ese punto, y hacia donde pueden crecer juntos, sería la base.

Alberto: Y buscarles el lado bueno. De repente nos clavamos en buscarles los errores a la gente, y a todo. Mejor veámosle el lado amable a las cosas; lo bueno, los pros. Nadie es perfecto.

Macarena: Creo que todos tenemos en el inconsciente ciertas expectativas de cómo tiene que ser alguien, ciertos ideales. No sé, se me viene a la mente cuando yo llegué a México que me parecía muy extraño las ideas que tenían tan firmes sobre el matrimonio; de cómo tenía que ser una relación de común acuerdo. El primer impacto que tuvo conmigo fue: ‘Oh my god, no sabía que esto podía seguir pasando’. Y son cosas que ni siquiera sabemos que pensamos y que están ahí. Entonces es como sacarse un poco la idea la cabeza de qué esperas de la gente; cómo tiene que ser, cómo se tiene que ver, etc. Porque en realidad no creo que haya algo que complete con todos tus ‘checks’, que tenga todos tus requerimientos de la lista.

En todas las relaciones hay algo; un ‘pero’, siempre van a haber cosas y la gente no es perfecta; porque también ese es el tema, ¿qué es ser perfecto?, ¿quién lo define?

Entonces más bien es elegir con quién aventarte las batallas. Creo que tiene mucho sentido, y es muy bonito elegir a una persona y compromete con ella a aventarse las batallas que haya que aventarse. Porque no es cierto que cambias de persona y ya no tienes batallas; tienes igual, entonces más bien es elegir alguien con quien se te antoje aventártelas. Y también funcionaría tomarse la vida menos en serio…

 

Encuentra contenido extra en nuestra edición enriquecida ¿Ya descargaste la app? Encuéntrala en App Store y Google Play.

Noticias, Entretenimiento

Notas relacionadas