LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

We Hear It
Los 10 mandamientos para el primer día de trabajo

Los 10 mandamientos para el primer día de trabajo

Síguelos y no tendrás de qué temer. 

09/01/2017 | Autor: Mairem Del Río
Comparte en:

No hay duda de que llegar a un nuevo trabajo es uno de los momentos más estresantes y confusos a los que podemos enfrentarnos. No sabes qué hacer o cómo actuar, no conoces a tus compañeros y no tienes idea de las reglas de etiqueta. Pero, sin importar a qué oficina hayas llegado, hay 10 mandamientos que debes seguir para superar con éxito tu primer día de trabajo.

 

Según una encuesta realizada por Jobandtalent entre más de 1,500 usuarios, el 67% de los encuestados afirma tener más temor al primer día de trabajo que a la entrevista de selección para el mismo.

 

Para tranquilizarte piensa que si te han elegido a ti de entre todos los candidatos, es porque cumples con el perfil que busca la empresa, y que nadie espera que domines tus actividades desde el primer día, tanto tus jefes como tus compañeros saben que tienes que pasar por un período de aprendizaje. Una vez lo tengas claro, aplica estos consejos para sobrevivir al primer día de trabajo.

1. Te vestirás de forma adecuada. Elegir el outfit correcto es el primer reto a superar y la clave para superarlo es no desentonar. Sólo apégate al código de vestimenta que notaste cuando fuiste a la entrevista. Si es formal será fácil, y si es casual elige algo relajado pero casi formal. Si nadie va de traje elige un look discreto y cómodo, algo que llevarías cualquier día. Cualquier experimento en la vestimenta te puede marcar para el resto de tu estancia ahí.

 

 

2. Llegarás temprano. La hora de llegada es fundamental para la primera impresión, así como la primera oportunidad para ganarte la confianza del jefe y el respeto de tus compañeros. Si entras a las 9:00, llegar a las 9:05 ya te hace quedar mal. Quizá en esa empresa son más relajados y no les importa que llegues un poco tarde, pero la primera semana no es el momento de averiguarlo.

 

3. Apuntarás todo. Desde que llegues recibirás información nueva y valiosa, ¡apúntala! Claves de acceso, tus funciones, los procesos, los horarios y hasta los nombres y cargos de quienes te presenten. Te sorprendería la cantidad de gente que no lo hace y la mala impresión que dejan, ¿acaso el empleo no les importa lo suficiente?

 

4. Sacrificarás los breaks. No es bueno que en tu primer día te vean saliendo a cada rato a la cafetería, a la maquina dispensadora, por un café, a la tiendita o a fumar. Ve sólo si tus compañeros te invitan, ya que si los rechazas podrías terminar aislada y será peor.

5. Preguntarás todo. Es un aspecto difícil, pues nos da miedo que piensen que no sabemos nada o que somos torpes, pero es tu primer día y tienes derecho a aclarar todas tus dudas, por pequeñas, tontas u obvias que parezcan. Siempre es mejor preguntar antes que cometer un error, y además con eso muestras que te esfuerzas y te interesa hacer bien tu trabajo.

 

 

6. Tratarás a todos con respeto. No importa si conoces a tu jefe o a algún compañero de toda la vida, ahora están en un ambiente laboral y debes dejar las actitudes ‘confianzudas’ para otro momento. Tal vez en unos días puedas relajarte y llamar a tu jefe por su nombre de pila, pero sólo si te da la pauta para hacerlo. Esto incluye a tus subordinados, secretarias y el personal de limpieza.

 

7. Evitarás el teléfono y los audífonos. Aunque haya tiempos muertos, no revises tus redes sociales a cada rato o te convertirás en “la que pierde el tiempo con su celular”. Y ni se te ocurra ponerte los audífonos y escuchar música, ya que esto crea una barrera y frena la comunicación. Piensa lo molesto que es tratar de hablar con alguien que no te escucha y esperar a que se quite los audífonos para que le repitas algo por tercera vez. Es fundamental apagar todo y prestarle toda tu atención al trabajo y a quienes te rodean.

 

8. No te aislarás. Es uno de los aspectos más difíciles de superar el primer día, ya que quizá no conozcas a nadie, así que prefieres llegar a tu escritorio, prender la computadora y no moverte de ahí. Socializar es básico, así que intenta adaptarte: saluda a quienes tienes cerca, preséntate y participa en las conversaciones sin ser invasiva ni impertinente.

 

9. No presionarás las cosas

La necesidad de impresionar a los demás puede jugar en tu contra. Recuerda que ya te contrataron, así que no tienes que dejar boquiabiertos a tus colegas desde el primer día. Por supuesto quieres que todos sepan lo brillante y simpática que eres, pero eso puede generar que gastes innecesariamente tu energía. Impresionarás a los demás de forma natural cuando hayas comprendido como funciona todo.

 

 

10. No serás el primero en salir. Aunque es vital llegar puntualmente, no pasa lo mismo con la hora de salida. No hay un momento exacto para abandonar la oficina, pues todo depende de la carga de trabajo que tengas. Sin embargo, salir corriendo a la hora en punto da la impresión de que sólo estás ahí para llenar un horario y cobrar un cheque. Lo ideal es esperar unos 5 minutos, preguntarle a tu jefe si necesita algo más y salir.

 

Si tienes dudas sólo observa y aprende, usa tu sentido común y evita llamar demasiado la atención. Con el tiempo te adaptarás y tendrás oportunidad de deslumbrar.

 

Trabajo

Notas relacionadas