LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

¿Vives sola? Cinco formas de no romper la dieta

Estos sencillos consejos harán tu vida más fácil

15/09/2014 | Autor:
Comparte en:

De las ventajas que uno adquiere al vivir solo es que uno sólo tiene que seguir sus propias reglas, sin embargo, es bien sabido que la dieta de los solteros son poco balanceadas: "Muchos tienen deficiencia en calcio, hierro, vitaminas y minerales, porque se saltan comidas, botanean para cenar y al abrir el refri se preparan lo primero que se encuentran sin importarle su valor nutricional” asegura el doctor Mike Moreno.

Por Ana Shimasaki

Sin embargo, esto no tiene que ser una condena, aquí 5 formas de tener una dieta balanceada aún cuando no están tus papás para surtirte la despensa y prepararte la comida.

Toma nota

Llena la despensa de productos básicos de larga duración, como arroz integral, avena y cereales integrales. También incluye latas de alimentos sanos como atún en agua, frijoles bajos en sodio y granos de elote, que pueden ayudarte a hacer una comida sana en cuestión de minutos.
Compra lechuga en bolsa que ya viene cortada y desinfectada, así te será super fácil hacerte cualquier tipo de ensalada.
¿Te gustan los postres?¿Qué tal comprar yogurth bajo en calorías, que además de quitarte el antojo te sirven con la digestión? Otra forma de no romper la dieta es consumir gelatinas light en sus presentaciones ya hechas.
Prepara tus comidas de toda la semana en un solo día y mételas al congelador. Así a lo largo de la semana sólo tendrás que calentar el guiso y listo: tu comida estará en cuestión de minutos.
Aprovecha la barra de ensaladas y comida de los supermercados, que te facilitan la vida. Sólo sé selectiva a la hora de escoger y busca los que tienen poca grasa y calorías.
No subestimes el uso del congelador. Las bolsas de verduras congeladas pueden ser una buena alternativa cuando no tienes tiempo de ir al mercado por productos frescos, además ya vienen pelados, cortados y listos para comerse.
No te olvides de hacer una cena agradable. Aunque estés sola, una buena atmósfera puede contribuir al disfrute de la comida y que pongas atención a lo que te metes a la boca. Pon la mesa: un mantelito, cubiertos, vajillas y una flor como centro de mesa; esto puede hacer mucho más sabroso lo que te llevas a la boca.

Vivan las curvas