LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Vestidos de novia para curvys

Perfecta y estupenda el día de tu boda.

15/10/2013 | Autor:
Comparte en:

subElegir el vestido PERFECTO es una de las tareas más atenuantes para una novia, ¿pero cómo elegir el indicado?sub

Buscar el vestido de novia no es tarea fácil, de hecho es una de las preocupaciones más grandes de una chica a punto de caminar al altar. Cuando somos chicas curvilíneas la angustia crece, pues surgen inseguridades y nos preguntamos qué es lo que debe tener ese vestido especial para lucir como princesas ese día.

Hay una regla de oro para encontrar el vestido: busca aquel en el que tú y nadie más que tú te sientas cómoda y hermosa. A continuación te damos unos tips para que esa búsqueda sea más sencilla.

Toma nota
No te pruebes todos los vestidos que veas porque llega un punto en el que abrumas y puedes pasar de lado el vestido perfecto. Haz una prueba estudiada de cada modelo antes de pensar en probártelo: ¿te gusta? ¿por qué? ¿la parte que acentúa de tu cuerpo es la que más te gusta?

Conoce tu cuerpo para que busques algo que favorezca tu forma. Decide cuál es la parte favorita de tu cuerpo y explótala.

Las telas que favorecen más a las chicas con curvas son: taffeta y satín; opta por vestidos vaporosos o a capas.

El corte A o Imperio luce mucho, pero recuerda que es cuestión de gustos.

Evita que el vestido tenga demasiado volumen. Recuerda que tienes que sentirte cómoda para verte bien.

Elige un vestido que deje ver tus hombros y escote, usualmente es una de las partes que más sexis nos hacen sentir. Los escotes tipo halter, strapless, en V o con tirantes muy delgados son súper favorecedores. Saca de tu mente la idea de un cuello alto, pues sólo te taparás de más y esconderás tus atributos.

Péinate de acuerdo a tu vestido. Si es algo romántico luce algunas flores o si es strapless recógelo para que presumas un poco más de piel.

Recuerda que lo importante es que te guste a ti y te haga sentir cómoda y bella.

sub¿Cómo es tu vestido ideal?sub

OF

Vivan las curvas