LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Vacaciones a la vista... ¡no descuides tus curvas!

Te decimos qué necesitas comer

30/03/2015 | Autor:
Comparte en:

Cuando salimos de viaje regularmente comemos en restaurantes, botaneamos, bebemos excesivamente y la verdad, nos consentimos dándonos el chance de comer uno, dos, tres o hasta diez 'gustitos'. No está mal complacernos con un antojito, pero para que tus curvas no se resientan, aplica estos tips cuando andes de trotamundos.

Por Miris Guerrero

Toma nota
Haz un buen desayuno, en el que integres cereales integrales, fruta, leche o yogur descremado y un huevo. Lo bueno es que estas alternativas puedes encontrarlas en los buffets del hotel y además, te ayudarán a llegar hasta el mediodía, cuando te des chance de un snack saludable.
¿Te vas de excursión? No olvides cargar con un tentempié por si te agarra el hambre, como: una pieza de fruta, semillas, galletas integrales, un sándwich o un yogur natural. Así no serás víctima de lo que 'encuentres en el camino', porque generalmente lo que se nos cruza es un pan o unas papitas, que sólo nos aportan carbohidratos y grasas.
La verdad, cuando estamos de viaje, no es tan fácil controlar lo que comemos, pero hay una regla que podemos seguir: dile no a los restaurantes de comida rápida. Pues sus platillos suelen tener una gran cantidad de calorías, azúcares, grasas saturadas y harinas refinadas. Mejor sal a explorar el lugar en donde estás y aprovecha para comer en los restaurantes locales y probar los platillos típicos. Te ahorrarás una lana y de paso si andas en México incentivarás nuestra economía.
En la medida de lo posible, procura alejarte del minibar que hay en tu habitación, ya que se vuelve una auténtica tentación. Si vas a salir de fiesta con tus amigas, opta por bebidas que no tienen tantas calorías, como vino blanco 70 kcal. por copa, tequila 106 kcal. por shot o vodka 117 kcal. por shot. Prefiere el agua quina al agua mineral y aléjate de los refrescos, jugos y licores dulces.
Carga siempre una botella con agua simple, generalmente cuando estamos de vacaciones le entramos a las bebidas dulces, como los refrescos y los jugos, mejor opta por llevar tu botellita y en los restaurantes pide agua natural. Si de plano no te gusta, agrégale unas gotitas de limón.
¿Estás en la playa? Éntrale con ganas a las actividades acúaticas para ponerte en mood activo o arma el partido de voley en la alberca o en la playa. Si estás en una ciudad, sal a caminar, organiza excursiones o apúntate a un pase en bici, el plus es que te divertirás muchísimo, conocerás más el lugar en donde estás y tomarás pics increíbles.
Checa el menú del restaurante en donde estés. Si se te antojó el pollo, pide que lo asen sin aceite, en lugar de que lo frían y que te cambien las papas a la francesa que suelen usar de guarnición por una porción de ensalada entre más colorida mejor. La playa nos brinda opciones muy saludables también, como los mariscos y el pescado, pide que te los cocinen a la plancha, te encantarán porque estarán súper frescos. #yummy
¡Aguas con los antojos! No está mal darte un gustito, pero que sea en porciones pequeñas. Por ejemplo, si mueres por ir a la mesa de postres, trata de comer sólo media ración o mejor aún, elige un cóctelito de frutas como postre, así te refrescarás y consumirás un buen shot de vitaminas.

Vivan las curvas