LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Ser vegetariana no significa estar a dieta

Conoce los errores más comunes

05/08/2014 | Autor:
Comparte en:

Existe la falsa creencia de que por ser vegetariana por default bajas de peso. Claro, comer verduras está relacionado con eso ¿no? Pues es un gran mito de este tipo de dietas, ya que hay varios alimentos que éstas permiten que pueden hacer que subas incluso más. La clave está en mantener una dieta balanceada y no abusar de ciertos tipos de comida que son ricos en carbohidratos, grasas y azúcares.

Por Christin Parcerisa

Checa estos errores

Panes y pastas. Todos los alimentos que caen dentro de estas categorías contienen muchísimos carbohidratos que sólo se quemarían con una fuerte rutina de ejercicio. Por lo tanto, en vez de una pasta Alfredo, una pizza y un bagel el mismo día cambia a platillos con vegetales, tofu y soya y minimiza los carbohidratos.
Proteínas mínimas. Algo muy complicado de balancear en una dieta vegetariana son éstas, pues generalmente se adquieren con la carne. Cuando estás baja de proteína te da más hambre entonces caes en el cupcake de media tarde y una porción extra de pasta. Para sustituir la carne no te olvides de comer frijoles y soya, que son muy buenas fuentes de proteína y evitarán que comas de más.
Pocas verduras. Hay una graaaaaan variedad de vegetales que muchas veces ignoramos. Claro, si sólo te limitas a la lechuga te aburres rapidísimo y empiezas a satisfacer tu hambre con otras cosas. Experimenta con otros sabores, inclúyelas no sólo en ensaladas, también en sopas y guisados. Recuerda debes comer entre 6 y 12 porciones de frutas y verduras al día. Muchas calorías: helados, cafés elaborados, papas, galletas… uff y la lista sigue y sigue de esos alimentos que si no comemos con moderación se van a las llantitas.
Alimentos 'sanos'. No por hacer bien a tu salud significa que no engordan, así que mucho ojo con eso. Palomitas, leche de soya, mantequilla de maní y nueces, entre otros son ricos en nutrientes, pero cómelos con moderación.
Muchos blancos. Elige mejor panes, pastas y cereales integrales. Además evita el azúcar blanca.

Una dieta balanceada consta de repartir tus alimentos del día con proteína, grasas, carbohidratos, fibra y calorías. Sin embargo, para mantener tu peso ideal es de suma importancia que agregues ejercicio físico.

Vivan las curvas