LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Que los kilitos de más no limiten tu placer

Checa estas posiciones para cuando tienes sobrepeso

26/08/2014 | Autor:
Comparte en:

Cuando tienes unos kilitos de más tener sexo a veces resulta un poco complicado. Se presentan problemas de respiración, flexibilidad y peso que pueden matar la pasión. Pero a pesar de que en el pasado te hayas encontrado con este tipo de complicaciones no se trata de simplemente decirle no a disfrutar en pareja, sino de buscarle otros ángulos para que tu vida sexual no se limite.

Por Christin Parcerisa

Es por ello que hemos recopilado unos cuantos truquitos que te ayudarán a mantener la flama encendida. Las almohadas son esenciales, colócalas bajo tu cadera o bajo la de él, dependiendo quién esté abajo, para alzar la parte inferior y que no caiga uno sobre el otro, esto les dará mayor movilidad. Además, eviten que uno quede sobre los muslos del otro pues las piernas son parte muy importante de mantener el ritmo. Quien quede abajo debe abrir los muslos para que no estén comprimidos.

¿Has probado estas posiciones?
De lado. Es una variante de la posición de 'perrito' pero en vez de estar sobre tus rodillas estás recostada de lado. Él puede estar hincado o parado a un lado de la cama.

De perrito. Ya que estamos en el tema, esta es un clásico para no tener que trabajar con el peso. Si te cuesta trabajo estar de rodillas puedes hacerlo parada, recargando tus antebrazos contra algún mueble y él parado detrás de ti.

Mujer arriba. Pero viendo hacia el otro lado, o sea hacia los pies. De esta forma el peso se equilibra, tú controlas el ritmo y puedes disfrutar de una penetración profunda.

Piernas arriba. Otro tipo de penetración profunda se da si te recuestas con unos cojines en la cadera y alzas las piernas. Él se coloca frente a ti hincado y toma tus piernas para colocarlas sobre sus hombros. Es una especie de misionero pero sin que el peso de uno caiga sobre el otro.

De lado. Además de ser muy cómoda esta posición es muy íntima, pues están abrazados con las piernas entrelazadas. No les dará mucho movimiento, pero puede ser una de las posiciones más románticas.

Y tú, ¿cómo te acomodas?

Vivan las curvas