LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Posiciones gourmet para tus curvas

Disfruta de tu sexualidad al 100

16/02/2015 | Autor:
Comparte en:

Recuerda que para que el sexo sea placentero, todo lo que nos rodea debe ser de nuestro agrado. Si tu chico merece tantas atenciones es porque lo que le interesa de ti está más allá de la talla o el peso.

Sin duda lo más importante es que tu cuerpo se convierta en un territorio para amar y ser amado. La buena cama no tiene nada que ver con un cuerpo perfecto, sino con tener una vida sexual plena. Estas posturas descubrirán tus puntos más sensibles.

El misionero
Acuéstate e invítalo a que él te monte y se acueste sobre ti. En este caso tú serás la consentida, pero puedes ir explorando cuáles son sus zonas erógenas como la espalda o las pompas. Para una mejor penetración, usa unas almohadas debajo de la pelvis.

La del descanso
Lo bueno de esta postura es que permite que ambos estén relajados. Busca un puff cómodo y deja que él se siente y súbete a horcajadas. De esta manera, ambos estarán apoyados y pueden moverse hasta que encuentren un ritmo armónico.

El perrito
Ésta es ideal puesto que no recargarás tu peso sobre él. Aparte de que al estar apoyada en cuatro puntos tienes mejor agarre y equilibrio. Asimismo la penetración es mucho más fuerte. Tal como en el caso anterior, el clítoris queda desatendido, pero el fuerte golpe de su pelvis contra tus pompas puede ser un buen afrodisiaco.

La cucharita
Esta posición es excelente para que él te acaricie todita. Acuéstate de medio lado dándole la espalda. Si bien es cierto que la penetración no es tan fuerte, se compensa con lo que tu chico pueda hacer con las manos libres, como tocarte los senos o el clítoris. Aprovecha que no te está mirando para decirle en un lenguaje muy sucio todas las cosas que te hace sentir.

La llave
Acuéstate sobre tu espalda y levanta ligeramente las piernas, él debe acostarse de costado y penetrarte mientras tú pasas tus piernas por encima de su cadera. Si llegas sin problemas a esta posición, te aseguramos que estarás divertidamente excitada. Lo bueno de esta posición es que si mantienes tus piernas juntas sentirás mas placer y si las separas, él puede masturbarte sin ningún problema. No lo pienses dos veces, y con este regalo termina de darle el postre. ¡Adelante!

La amazona
Acuesta a tu chico y siéntate en enfrente de él con las piernas a su costado, de esta manera puedes inclinarte lo que quieras. Además, es una forma de consentirlo, pues tú llevarás el ritmo. Muévete mucho para prolongar tu placer.

Arriba y de espalda
Esta posición es excelente para darle rienda a tu imaginación. Él estará acostado y tú te sentarás de espalda sobre él. Esto le permitirá que vea tu espalda y tus pompas, de seguro lo llenarás de placer. En este caso, como serás tú quien marque la pauta, aprovecha para explorarte: toca tu clítoris de la manera que te gusta y vele narrando para que él aprenda. Llegar al clímax será tu tarea.

Vivan las curvas