LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

¿No te gusta tener sexo porque no te gusta tu cuerpo?

No te limites, supera tus inseguridades

02/10/2014 | Autor:
Comparte en:

Todas las mujeres hemos llegado a sentirnos inseguras de nuestro cuerpo. Ese algo que no te gusta, que si es muy chico, que si es muy grande, que se ve raro… en fin, somos expertas en el arte de la autocrítica. Sin embargo, hay veces en las que podemos ser demasiado duras con nuestro cuerpo al punto de sufrirlo realmente, especialmente al momento de compartirlo con una pareja.

Para muchas mujeres la inseguridad que tienen de su cuerpo se refleja en su deseo sexual y provoca que no disfruten tener relaciones sexuales. En vez de pensar en el momento que están compartiendo, o incluso en la posibilidad de que se dé, se concentran en preocuparse por las cuestiones físicas que les incomodan. Por lo tanto, si llegan a estar con alguien sólo piensan en ocultar lo que no quieren que la otra persona vea o si no mejor evitan llegar más allá.

Por Christin Parcerisa

Por supuesto dejar atrás esos temores no es sencillo y no se logra de la noche a la mañana, pero sí se puede. La clave está en dar el primer paso y después ser constante en algunos ejercicios que te ayuden a aceptarte primero y finalmente a querer tu cuerpo.

Siéntete segura y disfruta de tu sexualidad...

Toma nota

Haz una lista de las cosas que te gustaría hacer pero que no te animas porque te sientes insegura de tu cuerpo. ¿Un striptease tal vez? ¿Alguna posición, como tú arriba? ¿Sexo en la mañana? Qué mejor motivador que algo que sí quieras hacer. Tómate una foto con tu ropa favorita y tráela contigo, en tu cartera o algún lugar donde puedas verla. Así cuando te sientas mal puedes recurrir a esa foto en la que en verdad sientes que te ves bien.
No te compares con las pasarelas. Ve a tu alrededor hay muchas mujeres que tienen un cuerpo similar al tuyo, se ven muy bien y, además, lo disfrutan. Y si no es suficiente hay algunas páginas en donde las mujeres suben sus fotos para promover la belleza real. Checa esta por ejemplo, MyBodyGallery.com
Piensa en momentos en los que sí te sientas cómoda con tu cuerpo, tal vez en una clase de yoga o bailando, la actividad que sea. Hazla más seguido, por lo menos una vez a la semana, pues es una forma de hacer las paces con tu cuerpo y aprender a disfrutarlo.
¡Desnúdate! Sí, así como lo lees, pasa tiempo a solas sin ropa. Cuando estés en la compu, viendo la tele, hablando por teléfono, cualquier actividad hazla sin ropa. Después ya no será tan intimidante.
Estúdiate. Vete en el espejo sin ropa y analiza qué partes de tu cuerpo que SÍ te gustan. Así que cuando te vistas en vez de preocuparte por ocultar las que no procura presumir las que sí.
Evita la luz dura. Cuando estés a solas con tu galán no estés a obscuras ni con todas las luces, prende una lámpara con un foco rosa o con una pantalla que la suavice, así se podrá ver algo pero no todo y te sentirás más cómoda.
Invierte en una prenda especial. ¿A quién no le gusta la lencería? A veces no es de lo más barato pero tener un camisón suave o una bata especial de encaje te puede hacer sentir muy sexy. Elige una prenda y haz esa inversión.
Cuando un pensamiento negativo te ataque a la mitad de estar con tu galán concéntrate en no pensar en eso y mejor enfoca tu atención a él. Piensa activamente en lo que te gusta de él, en lo que te gusta que te haga, en lo que disfrutas.

Cuando trabajas en tu seguridad pueden haber recaídas, es normal, lo importante es que no dejes de ser constante. Si es necesario vuelve a empezar, lleva un diario en donde tengas tus metas, tus logros y tus caídas. Eres mucho más hermosa de lo que tú crees, no lo olvides. Disfruta de tu cuerpo, disfruta de tu sexualidad y disfruta de tu pareja.

Vivan las curvas