LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

No pierdas la dieta en un restaurante

No dejes de cuidarte cuando comes fuera

18/09/2014 | Autor:
Comparte en:

Te portas bien toda la semana, pero lo poco que has bajado se va por la borda el sábado y domingo, cuando sales con tu chico y comes en un restaurante.

Por Ana Shimasaki

Aquí 5 trucos que te evitaran ganar calorías de más.

Toma nota

Olvídate del pan y los totopos. En muchos lugares, mientras esperas que te traigan la comida te ofrecen pan, totopos, mantequilla y salsas. Pero recuerda que estos 'inocentes' aperitivos están llenos de grasa y muchas veces tienen tantas calorías como el plato fuerte que te comes. Simplemente evítalos.
Sentido común con las ensaladas. Una ensalada que lleva tocino, crutones, pollo empanizado o cuatro diferentes quesos no es una ensalada que te ayude en tu dieta. No te engañes y opta por las ensaladas repletas de muchos vegetales, proteínas asadas y poco aderezo.
Busca la opción más ligera. Aunque no lo quieras reconocer, la mayoría de los restaurantes tienen opciones bajas en calorías, como son un pescado o una pechuga a la plancha. Casi casi te podemos asegurar que no hay un restaurante donde no puedas sustituir una carne frita por una que esté cocido al vapor, al grill o al horno.
Sustituye las guarniciones. En vez de comerte tu carne acompañada de papas fritas bañadas en queso, opta por una opción más sana como lo son unas papas cocidas a las brasas, una guarnición de verduras o una ensalada repleta de lechuga y pepinos.
Sustituye los postres. La mejor opción a la hora del postre sería pedir una fruta que satisfaga tu necesidad de azúcar, pero si de plano es demasiada la tentación, opta por medirte a la hora de comer. Por ejemplo, si vas con tu novio, pídele que entre los dos se acaben la rebanada del pastel. Sin duda una buena forma de quedar bien y ahorrarte calorías.

Vivan las curvas