LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Motivos por los que debes dejar de comer en la oficina

Muchos de ellos provocan el aumento de peso

11/06/2014 | Autor:
Comparte en:

El estómago tarda aproximadamente de 20 a 25 minutos para mandar las ordenes al cerebro de que por fin está satisfecho, y este es un factor muy importante en cuanto a la pérdida de los kilitos de más.

Si eres de las chicas que alguna vez olvida que acabas de comer, es probable que sufras del conocido síndrome de 'fast eating', es decir ¡comer rapidísimo! Es muy común estar en la oficina y sentir esos antojitos de repente que definitivamente necesitas hacer desaparecer, y ¿cómo lo haces? ¡Exactamente! Comiendo.

No está mal comer de vez en cuando consentirte con alguno de ellos, lo que es incorrecto es hacer rápidamente. Por lo general en la oficina nos encontramos con montañas de trabajo y lo que hacemos es comer lo más rápido posible para saciar el hambre y el antojo.

Estudios recientes han comprobado que las personas que comen lento consumen menos calorías y, su nivel de saciedad dura mucho más tiempo.

Al ingerir los alimentos de manera rápida, no los masticamos bien y los pasamos casi completos. Esto provoca que le demos menos tiempo a nuestro estómago de registrar lo que se está consumiendo.

Además, la velocidad influye en la hormona encargada de enviar las señales al cerebro de que nuestro cuerpo está satisfecho. La consecuencia de esto, es que seguimos comiendo de más y acumulando más grasa y carbohidratos.

Cuando comas en tu oficina hazlo de manera relajada, tómate tu tiempo. No te apresures, recuerda que tu cuerpo necesita recibir el mensaje de que has comido lo suficiente.

AVN

Vivan las curvas