LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Motivaciones para ejercitar tus curvas

Después de saberlas no podrás dejar de hacerlo

17/11/2014 | Autor:
Comparte en:

Mantenerse en movimiento día a día es sólo cuestión de proponérselo y hacer un trato con uno mismo, pues sabemos perfectamente que esto es algo para nuestro propio beneficio, así que no hay mejor razón para darle a nuestro cuerpo los motivos que necesita para entrar en acción.

Y si aún te faltan algunas razones para que te decidas de una vez por todas a ejercitarte, ¡aquí las tenemos!

Toma nota

Encuentra una razón. Hay infinidad y tú mejor que nadie lo sabes: querer descansar mejor cuando llegues a casa, perder peso, tonificar tus músculos, olvidarte del estrés y mejorar tu salud.

Mente positiva. Una vez que tienes fijas las razones, debes convencerte de que puedes alcanzar todo aquello que te acabas de proponer. No te pongas a pensar en lo mal que te sientes por no hacer ejercicio, mejor piensa en lo que bien que te sentirías si lo hicieras.

Fija tus metas. No te vayas a los extremos, recuerda que el secreto para lograr todo lo que tengas en mente es ir paso a paso, así que si tu meta es correr un maratón con un entrenamiento menor al de 6 meses ¡olvídalo! Hay que ser muy realistas en este aspecto e ir avanzando lento, pero seguro, de esta manera te sentirás cada vez más motivada al ir viendo que sí puedes alcanzar cada una de las que te propusiste.

¡Te mereces un premio! Y no un premio cualquiera, así que para que todo este esfuerzo se vea recompensado al final, elige algo que te guste mucho y que jamás te hayas atrevido a comprar porque sentías que te faltaba un impulso, porque ¡este es el impulso que necesitabas!

Visualiza los resultados. Cierra los ojos y ponte a pensar en cómo te verás después de haber decidido ponerte en movimiento, tanto los resultados físicos como emocionales. Te sentirás tan bien que querrás empezar cuanto antes.

¿Cuál otra motivación agregarías?

AVN

Vivan las curvas