LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Malos hábitos que arruinan tus curvas

¡Elimina estos vicios de tu rutina alimentaria!

01/05/2013 | Autor:
Comparte en:

sub Si tenemos hábitos alimentarios malos, es muy probable que a largo plazo nuestro organismo lo empiece a resentir manifestando alteraciones en el peso, en el perfil lipídico, glucosa, en la presión arterial, entre otros. sub

Actualmente en México existe un elevado índice de diversas enfermedades derivadas de estos malos hábitos, como son la diabetes tipo 2, hipertensión, problemas cardiovasculares y dislipidemias, entre otras.

El Instituto de Nutrición y Salud Kellogg’s comparte 3 de los malos hábitos más comunes de la sociedad mexicana:

Checa esto:
Bajo consumo de agua. La recomendación de los expertos es consumir alrededor de 2 litros 8 vasos de agua natural al día. No obstante, la ingesta de agua resulta deficiente para muchos mexicanos, quienes acaban sustituyéndola por otros líquidos con cantidades elevadas de calorías y sodio.

Elevado consumo de calorías. El consumo de alimentos con alta densidad energética ha ido creciendo en los últimos años, relacionándose con el aumento en la prevalencia de exceso de peso. La ingestión elevada de calorías puede ser por cualquier alimento, de ahí la importancia de una dieta completa, variada, equilibrada y suficiente.

Saltarse comidas. El hábito de omitir alguna comida del día afecta la salud por diversos motivos. Además de la gastritis y colitis que pudiera originar esta costumbre, quedarse muchas horas en ayuno puede originar una intolerancia a la glucosa y posteriormente -en casos más graves- diabetes. Otra consecuencia negativa es la del aumento de peso, ya que se acaba consumiendo más alimentos después de varias horas sin comer nada. Lo recomendable es el consumo de cinco comidas al día, las tres principales desayuno, comida y cena y dos refrigerios al día, uno por la mañana y otro por la tarde.

Los hábitos de alimentación se relacionan principalmente con las características sociales, económicas y culturales de una población e incluso de la familia. Por lo que, fomentar buenas costumbres relacionadas con la alimentación es una tarea de todos los días.

Con información de Terra.
AGL

Vivan las curvas