LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

La mujer con curvas como una obra de arte

Dibujos inspirados en modelos curvy

22/01/2015 | Autor:
Comparte en:

Por Yadira Vélez Martínez

Siempre he sido una entusiasta de las artes visuales. Crecí entre óleos, caballetes y lienzos pues mi madre fue pintora durante muchos años; de ella heredé la pasión por el color, las líneas y el movimiento. Durante mis estudios de apreciación e historia del arte llamó poderosamente mi atención, el hecho de que las obras más emblemáticas en las que la mujer es representada, la mujer curvilínea ocupaba marcadamente un sitio preferencial sobre siluetas más delgadas: las venus de Willendorf, Lausel, y Boticelli, la Monalisa, la maja de Goya. ¡Todas ellas mujeres con curvas!

Entonces, vino a mi mente esta pregunta: ¿En qué momento lo que antes se consideraba bello pasó a ser la causa de mayor humillación contra la imagen de la mujer, en un atentado cruel contra su valía y estima frente a la sociedad? Vemos como hoy día se ha etiquetado a la mujer bajo unos estrictos cánones de belleza que pretenden convertirnos a todas en diosas de la belleza con cuerpos esculturales. ¡Qué mucho hay que tolerar la frase: "Fulanita es muy bonita, pero lo sería más aún a no ser por su gordura".

Con mucho esfuerzo, dada la discriminación que aún impera entre algunas casas de moda y diseñores, la mujer de talla grande ha ido escalando peldaños en sociedad para ganar un respeto ante el monumental bombardeo en los medios de comunicación hacia el 'ideal de la mujer perfecta'.
¡Pero, no perdamos la esperanza! ¡No todo está perdido! No solamente la moda está volteando su mirada hacia la mujer plus, sino que también la representación artística de la mujer regresa a sus raíces de la mano de artistas tales como el ilustrador español Fernando Ferreiro, quien se ha dado a la tarea de inmortalizar sobre el papel, los rostros de las modelos curvilíneas más hermosas del planeta.

En entrevista con Ferreiro, le preguntamos:

¿Cómo la feminidad y belleza de la mujer con curvas te ha inspirado en tus obras?

Siempre he considerado la mujer con curvas el máximo exponente de la belleza femenina, pero lo que de verdad me ha inspirado es la energía positiva que transmiten estas modelos. Sus sonrisas son más luminosas y sinceras, más contagiosas que en las modelos delgadas. Una mujer esclavizada por la báscula, por unos cánones crueles que la obligan a mantener un físico frágil y estilizado, no es una mujer feliz y por lo tanto no transmite energía positiva.

¿Cómo comparas dibujar a una mujer delgada y a una curvilínea? ¿Despierta en ti la misma sensibilidad artística?

Evidentemente no. Esa energía positiva de la que hablo es fundamental. Dibujar una mujer con curvas, orgullosa de su cuerpo, feliz, sin complejos y segura de si misma es una experiencia igualmente positiva, ya que su mirada y su actitud me están transmitiendo esos valores y yo sólo tengo que hacer de mensajero, es decir, me limito a plasmar todo eso en el papel para que siga siendo ella y no yo quien lo transmita al espectador cuando contemple mi dibujo. Con una modelo delgada debo poner mucho más de mi parte para que el resultado final resulte positivo.

¿Cuál es tu opinión sobre los estereotipos de mujer 'perfecta' en los anuncios publicitarios?

El concepto de perfección es siempre muy subjetivo. Un fabricante de perfume elige una modelo según sus criterios estéticos y el público al que desea llegar, y no siempre va a resultar una elección acertada. Una belleza extrema no es sinónimo de perfección. En mi opinión, cuanto más natural y saludable sea la imagen que transmite una modelo, más se acercará a mi concepto de la perfección.

¿A partir de su trabajo con modelos plus de diferentes lugares del mundo, qué consejo le daría a nuestras lectoras de figura curvilínea?

Que sean ellas mismas, que no traten de parecerse a nadie, que confíen en su propio potencial. He retratado mujeres de distintas razas, color de pelo, estatura, hasta con pequeños defectos físicos que potencian su atractivo, como dientes imperfectos o rostros asimétricos. La confianza es fundamental y no es razonable ni saludable dejarse influenciar por modas, prejuicios o dictadores de la alta costura. La naturalidad es la clave. Como he dicho antes, una sonrisa sincera y feliz transmite mucho más que cualquier canon de belleza.

A las expresiones del artista Fernando Ferreiro sólo me resta decir que todas, seamos altas o bajitas, flacas o con curvas somos la gran obra artística femenina del universo; somos el lienzo donde el creador plasmó la delicadeza y la dulzura del ser humano, a algunas de nosotras nos dio curvas y a todas por igual nos hizo llamar mujer. ¡Por este poderoso motivo, celebra tus curvas!
#VivanLasCurvas

Vivan las curvas