LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Hábitos que dañan tu sonrisa

Podrías dañar tus dientes al cuidar de otros aspectos de tu salud.

11/03/2014 | Autor:
Comparte en:

¿Cuándo fue la última vez que fuiste al dentista? ¿Sigues sus recomendaciones al pie de la letra o te olvidaste de ellas saliendo del consultorio?

Todas intentamos llevar una vida lo más sana posible. A veces no lo logramos sobre todo cuando hay tentaciones cerca, pero definitivamente es algo que nos interesa.

Por Beatriz Castillo

Pero a veces nuestros esfuerzos pueden beneficiar algunos aspectos de nuestra vida, mientras que afectan otros. Esto sucede sobre todo con nuestros dientes. Siempre le hacemos caso al doctor, pero somos más flexibles con nuestro dentista.

Está bien cuidar tu salud, pero realmente no vale la pena hacerlo si estás dañando algo más. Además, existen otras opciones que puedes tomar en cuenta para seguir aprovechando los mismos beneficios sin necesidad de dañar tus dientes.

Qué hacer
Lavarse los dientes después de comer. Siempre nos dicen que tenemos que lavarnos los dientes después de comer, pero olvidan decirnos que es malo hacerlo inmediatamente después. Los expertos aseguran que si acabas de consumir alimentos o bebidas, cepillar tus dientes demasiado pronto podría hacer más daño que bien, sobre todo con alimentos ácidos como el puré de tomate o muy duros como las nueces. El ácido daña el esmalte de tus dientes y los alimentos extremadamente duros podrían rasparlo. Si lavas tus dientes inmediatamente después, podría introducir el ácido aún más, ocasionando mayores daños al esmalte. Se recomienda cepillar los dientes entre media y una hora después de haber consumido alimentos y bebidas para evitar esto.

Batidos de frutas. A todas nos gustan los licuados y batidos, ya que se consideran bastante sanos, pero podrían estar dañando tu sonrisa como no te imaginas. Al consumir estos "smoothies", básicamente estás cubriendo tus dientes en azúcar líquida. ¿En qué se convierte el azúcar que pasa demasiado tiempo en tus dientes? ¡En placa dental! Si quieres evitar esto, te recomendamos tomar un vaso de agua inmediatamente después de tomarte un batido de frutas o cualquier otro alimento demasiado azucarado. Otra recomendación es utilizar un popote, ya que esto suele pasar el líquido directamente a tu boca sin necesidad de entrar en contacto con tus dientes, pero de todas maneras te recomendamos el vaso de agua. No sólo enjuagará tu boca, ¡también te mantendrá más sana!

Vino. El vino es un placer que casi todas disfrutamos. De hecho, existen tantos beneficios relacionados al vino tinto, como salud cardiaca y envejecimiento más lento, que siempre nos recomiendan tomar una copa al día. El problema es que tus dientes no opinan lo mismo. En primer lugar, ya sabes que el vino tinto podría manchar tus dientes, pero también el vino blanco podría hacerlo, aunque de una manera distinta. Ambas variedades de vino son bebidas extremadamente ácidas, lo que hace que tus dientes se vuelvan más más débiles y más vulnerables a la creación de manchas por otros alimentos. Si tomas mucho café, tanto el vino tinto como el blanco podrían ocasionar debilidad y manchas, así que te recomendamos hacer lo mismo que en el tip anterior: tomar un vaso de agua después de cada copa.

¿Qué haces para mantener tus dientes blancos?

Vivan las curvas