LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Errores que no debes cometer en el GYM

Termina tu rutina ¡sana y salva!

06/05/2014 | Autor:
Comparte en:

Ir al gimnasio es toda una odisea pero vale la pena porque te ayuda a mantener ese #cuerpower firme y lleno de curvas peligrosas que tienes. Debes tomar en cuenta varias cosas antes de entrar a sudar hasta la última gota, nosotras te decimos cuáles.

¡Evita esto!

Alimentación inadecuada. Es imposible que tu cuerpo responda si le faltan las fuerzas necesarias para empezar tu rutina. No dejes pasar mucho tiempo entre una comida y otra; recuerda que el desayuno, comida y cena son básicos. Te sugerimos comer 2 coaliciones más durante el día para que tu organismo trabaje más, con esto tendrás más energía y mejor digestión. Las frutas y verduras deben ser tu prioridad.

Usar vestimenta inapropiada. Debes llevar ropa de entrenamiento que te permita transpirar para que no guardes malos olores, asegúrate que no te quede muy holgada ni demasiado apretada. Tus tennis deben de resistir los impactos y justo a tu medida para evitar ampollas y dolor en tus dedos.

Demasiada ropa. Existe un mito que asegura que entre más abrigada estés y mayor sea la sudoración conseguirás bajar más rápido de peso, lo que es totalmente falso. Lo único que sucede es que te deshidratas y afectas tu rendimiento. Por medio de la transpiración no pierdes grasa ni calorías, sólo te deshaces del agua de tu cuerpo.

Saltarte el estiramiento. Tal vez llegues súper apurada saliendo del trabajo al gimnasio pero no es pretexto para eliminar esta parte tan importante de tu rutina, pues debes estirar tus músculos para evitar lesiones y desgarres.

Faltar a tu rutina. Ir un día a la semana al gimnasio ¡no cuenta! Así sudaras hasta la última gota de tu hermoso cuerpecito y cargaras todas las barras al mismo tiempo ¡no funcionará! Si quieres ver los cambios debes ir ¡toda la semana!

Comenzar bruscamente. Sabemos que vas preparada mentalmente para cargar hasta 50 kilos ¡pero tu cuerpo no! Lo recomendable es empezar de menos a más, ir aumentando de intensidad poco a poco para evitar un desgarre y el oso de que no puedas con tanto peso a la primera.

Siéntete fuerte pero siempre segura.

AVN

Vivan las curvas