LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Dejar ir para ser feliz

No dejes que tus decisiones mermen tu felicidad.

06/02/2014 | Autor:
Comparte en:

La costumbre, los compromisos, el qué dirán, planear el futuro, entre otras cosas no nos permiten hacer o luchar por las cosas que nos hacen felices.

Desprenderte de ciertas actitudes te ayudará a llevar una vida más sana que te complemente y te deje ser feliz.

Deja ir…
Aprobación de los demás. No puedes tener contento a todo el mundo con lo que haces y con lo que no, lo mejor es estar segura de las cosas que quieres y eso mejorará tu vida. Si te equivocas ¡no pasa nada! Siempre puedes volver a empezar.

Resentimiento. Aprende a perdonar a los demás, no necesitas decirlo con el hecho de hacerlo de corazón quitarás una carga muy importante en tu vida.

Imagen negativa. Qué el gordito, la papada, los brazos de salero, ¡basta! Tu cuerpo es hermoso y debes decírselo todos los días, si algo no te gusta trabaja en ello, pero siempre hazlo porque así lo deseas no porque alguien más te lo dijo.

Amor. No existe el hombre perfecto, si tú no lo eres ¿por qué el debería? En el momento en que aceptes que no encontrarás al chico que cumpla con todas tus expectativas te abrirás al amor y a la idea de encontrar una pareja que te haga feliz.

Envidia. Ser feliz no se trata de tener lo que todos quieren tener, sino de aquellas cosas y personas en tu vida que te hacen mejor y te sacan una sonrisa.

Inseguridad. Trabaja en aquellos aspectos de tu vida que no te gustan, sé más abierta, habla más, di lo que sientes.

Dependencia. No dejes que una pareja o tu familia sean los responsables de tu felicidad, la dependencia genera frustración.

Pasado. No vivas pensando en tus errores o en el cómo pudo ser, vive y disfruta de tu presente y trabaja en ser una mejor versión de ti para tu futuro.

Control. No tienes que controlar todo lo que sucede a tu alrededor. Déjate sorprender por las cosas nuevas que llegan a tu vida y disfruta.

Expectativas. La única manera de fracasar es esperar mucho de ti, no significa que no te pongas metas, hazlo de manera realista y consciente de quién eres y lo qué deseas.
Decir las cosas. Nunca, por nada del mundo, te quedes con las ganas de decir algo. Siempre cuestiónate si tus palabras ayudan o hieren y parte de ahí para decidir cómo decirlas.

¿Qué otras cosas debes dejar ir para ser feliz?

OF

Vivan las curvas