LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

¿Curvas y miedo? ¡Véncelo!

La forma en que los enfrentas haces la diferencia

20/10/2014 | Autor:
Comparte en:

Es normal sentir miedo; siempre habrá nuevas situaciones que nos hagan sentir incómodas y fuera de nuestra zona de confort, pero la diferencia entre una curvy triunfadora y una que no lo es, no es evitar el sentir miedo, sino el no dejar que esto te detengas y continuar a pesar de este.

Aquí 4 formas de salir airosa del miedo...

Por Ana Shimasaki

Toma nota

No le temas a la crítica; ésta puede ser tu amiga. Un miedo que compartimos la mayoría de las mujeres es la tendencia a tomar la crítica de modo personal y como algo devastador. Aprender a separar la negatividad y verla como una forma de corregir errores para ser mejor puede hacer mucho por ti. Por ejemplo, si te devuelven un proyecto de trabajo con correcciones, concéntrate en lo que puedes aprender de ellas y no en pensar que no sirves; recuerda que las críticas si la tomamos de forma positiva nos ayudan a mejorar.
No te contagies con los miedos de otros. A veces interiorizamos las preocupaciones de otros, y dejamos que nos contagies sus miedos. ¿Te ha pasado que si tú y tu amiga planean meterse en un curso de cocina, cuando ella se acobarda, tú también te pones a dudar de este sueño? Cuando esto te suceda pregúntate si ésta es tu ansiedad o la de tu amiga, y no dejes que ello sea un obstáculo en tus sueños.
Que no te intimide la soledad. Ir a un lugar sola puede resultar intimidante. El secreto para que te sientas segura es la confianza; una buena forma de adquirirla es que ese día te esmeres por lucir espectacularmente bella, ¿por qué no haces algo así como lanzarte al salón de belleza y ponerte el vestido que sabes que te queda mejor?
Sal de tu zona de confort. Lánzate a pesar del miedo. Para hacerlo necesitas descubrir tu verdadera pasión, pues cuando estás motivada por algo que te encanta, dejas de lado el miedo con tal de alcanzar tus sueños. Si quieres vivir en el extranjero, concéntrate en lo provechosa que sería la experiencia, en tu sueño de caminar por tal calle o en lo maravilloso que va a ser el aprender ese idioma; te aseguro que ese entusiasmo por alcanzar tus metas vencerá cualquier miedo.

Vivan las curvas