LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Curvas sin frenos: Tu cuerpo y tú

Reconcíliate y haz las paces con él

17/04/2015 | Autor:
Comparte en:

¿De verdad es posible hacer las paces con tu cuerpo y dejar de estar tan molesta e inconforme por como luces? La respuesta es SÍ. ¿Es un proceso fácil y rápido? Aquí es donde espero poder ayudarte.

Por Aydeé Treinta / [email protected]/ FBChica Plus México

Cada cabeza es un mundo, y todas tenemos derecho a expresar lo que sentimos, pero ¿qué pasa cuando lo que sientes es rechazo o una gran inconformidad por el cuerpo 'que te toco' y por la forma en que luces? Si sientes eso será muy difícil que te digas cosas positivas, y sin darte cuenta tu día a día estará lleno de frases autodestructivas como "Estoy hecha una bola" o "Luzco como Miss Piggy", o te dedicas a hacerte pedazos a la menor oportunidad con comentarios como "ODIO mis brazos/muslos/piernas/panza, etc."

No importa la parte del cuerpo, eso es irrelevante, lo que sí importa y es grave es que uses la palabra 'odio'. Mucha gente dice que es solo una expresión, pero el poder de las palabras es muy poderoso. Mucha gente cree en los decretos frases positivas que expresan deseos y que repites para atraer cosas buenas a tu vida, he conocido a mujeres que decretan maravillas para atraer la abundancia, el éxito y el amor, pero cuando se trata de hablar bien de sus cuerpos, simple y sencillamente ¡no pueden! Esto es muy serio porque, para empezar, tu cuerpo es lo único que es realmente tuyo en esta vida, es tu casa y es el instrumento que te permite disfrutar los placeres de la vida, así que más vale que lo empieces a ver con otros ojos, porque es una tristeza que estés en un 'lugar' que no te gusta y que no aprecias.

Aclaro que no te estoy invitando a que digas "¡Viva mi obesidad!" Y la celebres comiendo unos tacos, no me refiero a eso, hablo de que te trates con respeto; te hables con afecto y cariño. Si algo de tu persona de verdad te desagrada, hagas lo que este en tus manos para cambiarlo o mejorarlo, si no te es posible cambiar esa parte de tu cuerpo, lo aceptes con madurez.

Te sugiero lo siguiente: desnúdate y con la ayuda de un espejo obsérvate, aprecia la maravilla que es tu cuerpo, como sientes calor o frío gracias a tu piel aunque tenga estrías o mucha celulitis; aprecia esas piernas grandes que te permiten moverte, esas manos y esos brazos con los que trabajas y acaricias a los que amas; hazlo así con cada parte de tu cuerpo que te crea conflicto.

Cuando hice este ejercicio y llegue a la panza, me costo mucho asociarla con algo positivo y me puse triste, pero de pronto recordé a ese chico que después de que teníamos intimidad apoyaba su cabeza en mi regazo, y mi panza, y se quedaba ahí horas platica y platica haciéndome muy feliz. Mi ánimo cambió totalmente cuando traje ese recuerdo positivo a mi mente y me confirmó que con esfuerzo y voluntad sí se puede hacer las paces con tu cuerpo.

Piensa esto: Eres muy afortunada de ser como eres, eres única, y mucha gente, más de la que crees, te aprecia, así que completa el círculo y #Quiérete. Empieza a manifestar ese amor, aceptando e incluso alabando todo de tu cuerpo y tu persona, verás que bien te empiezas a sentir y cómo será más fácil que te empieces a cuidar en otros aspectos de tu vida. Eres hermosa, recuérdalo siempre :

Vivan las curvas