LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Curvas sin frenos: ¿Salud o vanidad?

Motivos de peso para bajar de peso

30/07/2014 | Autor:
Comparte en:

Hace unos días me caí cuan larga soy de las escaleras, me lastimé y tuve que ir al hospital, el peor y mejor lugar que una persona con sobrepeso puede visitar para enfrentar la cruda realidad de las consecuencias de tener esos kilitos o kilotes de más…

Por Aydeé Treinta / TW @ChicaPlusMexico / FB Chica Plus México

Después de una serie de radiografías, inyecciones de calmantes, lágrimas de dolor y lágrimas de felicidad posteriores al enterarme de que afortunadamenteno me había roto nada y que solo tenía un súper esguince, llegó el momento de la verdad: la hora de entrada con el médico, en este caso el Ortopedista que me diría que proceso seguir para recuperarme pronto. Y empezaron las preguntas: Nombre, edad, ocupación, ¡peso!… Ahí se detuvo y me vio directo a los ojos y sonrió como diciendo "El real nena, no el que manejas como versión oficial”.Me puse roja y el doctor no pudo evitar sonreír con ternura cuando vio que que volteé a ver a mi acompañante con cara de horror porque ÉL iba a oír ese número maldito…

El doctor sonrío cuando me vio como vi al piso, al techo, todo el consultorio, lo vi a él y después de un resignado suspiro le dije casi entre dientes mi 'número negro' ese que guardo celosamente en secreto y que sólo se lo he dicho a... ¡nadie! Se levantó, se sentó en la orilla del escritorio y con cara MUY SERIA me dijo que a pesar de la caída tan fuerte era un milagro que no me hubiera roto nada, pero que lo que a él de verdad le parecía un milagro era que mis articulaciones no tuvieran un desgaste más severo o que no tuviera ya alguna enfermedad crónica derivada de mi sobrepeso aún.

Mi médico no fue el único sorprendido, en todo mi recorrido por el hospital a lo largo de esa mañana tuve que responder varias veces las mismas preguntas y vi la cara de las enfermeras y doctores de incredulidad cuando me preguntaban si tomaba medicamentos para la diabetes, hipertensión, retención de líquidos, corazón o hipotiroidismo y la respuesta siempre fue NO.

Y es la realidad, gracias al deporte sí, aunque usted no lo crea hago deporte soy dentro de lo que cabe, sana como conejo y mi sobrepeso pues se debe más bien a mis pésimos hábitos alimenticios al comer a deshoras; mi insomnio crónico desde los 4 años y que no me he atendido porque AMO ser ave nocturna, criatura de la noche y fiestera eterna; por eso precisamente también, por la fiesta, porque me encanta echarme mis drinks con mis amigos, la botanita y la bohemia y todo lo que conlleva ser 'sociable'.

El doctor se levantó del escritorio me llevó a la mesa para revisarme, empezó a checarme la pierna y mientras me torturaba, que diga revisaba dolía y mucho, me veía a la cara y me hablaba de lo IMPORTANTE que era que ya de una vez por todas hiciera algo al respecto de mi peso, que era fabuloso que no estuviera enferma de nada aún… y que si no lo hacía por salud lo hiciera por VANIDAD. "¿No tienes ganas de ver como serías más delgada? Sí siempre has sido gordita, ¿no te gustaría dejar de batallar con esas cosas de mujeres como ropa y zapatos? ¡Mi mujer es gordita y me encanta! Me ENCANTAN las gorditas cara de MAURICIO GARCÉS del galeno pero la verdad, si batallan MUCHO con su ropa. Y eso es feo. PORQUE LES AFECTA”

Vi la cara del doctor, seria y a la vez preocupada, se notaba o por lo menos eso sentí yo, que de verdad quería que sus palabras tuvieran un efecto en mí...Y volviendo a su materia me dijo que la articulación tardaría en volver a su funcionamiento y que sí yo quería recuperar la movilidad adecuadamente TENÍA que bajar de peso. Mientras el doctor hablaba de tecnicismos ortopédicos que ya no tiene caso mencionar me llego al cerebro esta frase o mantra que me repito a mí misma todos los días desde ese día de mi accidente y que siento que me ayuda a deshacerme de mi RESISTENCIA a bajar de peso, porque así es, por increíble que parezca los que tenemos kilos de más nos resistimos muchas veces CONSCIENTEMENTE a bajar de peso, pero esa es otra historia que les comentaré en una columna aparte, lo prometo, por ser un tema muy interesante.

Como les decía esta es la frase que llego a mi mente y que desde ese día me repito todos los días : POR SALUD O POR VANIDAD, TIENES MUCHAS RAZONES DE PESO PARA BAJAR DE PESO. Cada quien debe encontrar sus motivos pero que mejor que tu motivo seas TÚ y tu FELICIDAD.

Vivan las curvas