LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Curvas sin frenos: No soy un ángel, ¡acéptalo Mundo!

Chica Plus se une al movimiento #ImNoAngel

10/04/2015 | Autor:
Comparte en:

¡Era cierta la noticia! Imágnes de mujeres muy hermosas, de curvas grandes modelando lencería talla extra estaban en todas las redes sociales, y miles de mujeres posteaban este mensaje: #ImNoAngel, #NoSoyUnÁngel en sus perfiles, un mensaje muy poderoso en muchos aspectos, que vale la pena analizar.

Por Aydeé Treinta / [email protected]/ FBChica Plus México

La campaña #ImNoAngel de Lane Bryant removió muchas cosas dentro de los espíritus y los recuerdos de miles de mujeres que usamos talla plus para vestir y que hemos sufrido en verdad para encontrar lencería bonita, de buen gusto y sexy de nuestra talla, el precio es un factor aparte, porque ¿quién no ha pagado miles de pesos por prendas que no le gustaban totalmente? ¡TODAS las mujeres lo hemos hecho! Pero las mujeres de cuerpos grandes lo hacemos más seguido desafortunadamente, muchas somos amantes de la moda, pero la moda mucho tiempo nos excluyo, nos hacían sentir que éramos todo menos mujeres 'deseables' y ¡ni esperanzas de ser vistas como 'angelitos' caídas del cielo para hacer felices a los mortales!

Una vez intenté ser un ángel… quería modelar en privado, y hacer una pasarela especial para un chico especial, y el experimento no salió bien. Vi en el periódico un gran anuncio de una tienda 'especializada' de hecho fue lo único verdaderamente grande que tenía esa tienda que decía tener lencería sexy/moldeadora para TODAS las tallas. Hablé por teléfono, me dieron instrucciones de cómo medirme y pagué, porque la lencería se tenía que pedir y pagar por adelantado; mandé mis medidas por correo, las cuales fueron verificadas por 3 modistas de toda mi confianza. Mi paquete con la prendas que me convertirían, según yo, en una 'angelito sexy' llegaron a los 11 días. Corrí a probármelo y ¡oh decepción! El hilo dental se me clavaba en las carnes, y el supuesto panel de soporte delantero se hacía bolas horrible, el corset literal me cortaba y el brassier en vez de resaltar mis atributos me hacía ver como el personaje en forma de malvavisco que es logo de reconocida empresa llantera, y eso me puso MUY de malas ¡¿Qué no se suponía que esa marca de ropa interior era especial para tallas extras como la mía?! Hice un esfuerzo por calmarme, le lleve la ropa a la modista quien la vio y me aseguró que ESO ¡no era de mi talla ni de broma! Sacó el metro para checar y, efectivamente, eran más chico por lo menos una talla y media, cosa que me dio pánico porque la política de todas las marcas de lencería es NO HAY DEVOLUCIÓN.

Llamé por teléfono a la 'amable' señorita con la que confirmé mi compra, le expliqué que las prendas que me habían llegado no eran de mi talla y que ya lo habíamos comprobado midiéndolas; en un tono NADA amable me dijo que ¡Ellos no tenían la culpa y no podían hacer nada! Amenacé con poner una queja por publicidad engañosa y no le quedó más remedio que pedirme que llevara las prendas a la fábrica para que me las cambiaran por otras. Al otro día después de un trayecto de casi 3 horas llegue al 'atelier' para que me cambiaran las prendas, una señorita muy mal encarada tomó mi paquete, lo aventó en un mostrador y llamó a la vendedora para que checara las prendas. Ella vio el paquete y me dijo "Lo siento, no hay cambio”. Pregunté, el motivo: "Porque el paquete esta ABIERTO”. ¡Ahí se les apareció el diablo! Les reclamé súper indignada por su falta de lógica: ¿cómo rayos me iba a dar cuenta que la ropa no era de mi talla sin abrir el paquete, el cual por fuera no tenía ningún dato que indicara la talla? Les reclamé enérgicamente sus groserías por teléfono, sus malos modos, los cuales eran todo lo opuesto a los "si, claro hermosa” antes de mi compra, y el engaño del que me querían hacer víctima.

Se armó tal escándalo o lo arme, la verdad que bajo gente de las oficinas, entre ellos el gerente quien ordenó que me devolvieran ¡en el acto! mi dinero. El gerente me vio a los ojos y dijo "Eres brava gordita… siempre había creído que las gorditas eran muy tiernas,muy buenas, me has sacado de mi error”. Y si, es un ERROR que la gente en general crea que somos un pan de DIOS sólo por ser gorditas o gorditos, que nos vean tiernos e indefensos como 'pancitas' u 'ositos de peluche'; somos seres humanos como todos, con virtudes y defectos, y efectivamente, podemos ser muy nobles, pero también podemos sacar las uñas para defendernos ante tratos
injustos. Somos buena onda en general, pero también tenemos un lado pasional ¡lleno de vida! No somos seres angelicales de nobleza incondicional y, desafortunadamente, muchas veces la gente confunde MANSA con MENSA, y es por eso que este mensaje de #ImNoAngel #NoSoyUnAngel nos llegó a muchas, que cuando queremos podemos ser unas verdaderas diablas ;

Vivan las curvas