LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Curvas sin frenos: La chica de negro

Lecciones de moda parisinas

04/02/2015 | Autor:
Comparte en:

"¿Por qué siempre te vistes de negro?” "¿Por qué nunca usas otros colores?” Son las pregunta que sin cesar me hacían hace varios años mis compañeras de trabajo, mis amigas, vecinas, primas, etc. Tenía mis motivos, pero primero muerta, en esa época, que explicarles mis razones. De hecho nunca le había contado los motivos verdaderos a nadie, hasta ahora…

Por Aydeé Treinta / [email protected]/ FBChica Plus México

Para empezar 'siempre' y 'nunca' son palabras demasiado extremas, de hecho si me visto con otros colores, pero sólo cuando me nace o cuando son parte del uniforme del trabajo, ahí sí ni cómo negarme. En mi último empleo la blusa que tenía que usar era amarilla con 3 franjas negras horizontales, y me hacía lucir como una enorme abeja; afortunadamente también teníamos que usar saco negro y pantalón negro, con lo cual se solucionaba un poco el problema. En época de calor, cuando no nos quedaba otra más que quitarnos el saco, no faltaba el chistoso que hacía "bzzzzzzz” a mi paso, o al paso de cualquier compañera gordita.

Este asunto de que la gente te encuentre similitud con un montón de cosas cuando tienes unos kilos de más y se te ocurre vestirte con colores llamativos o estampados es tristemente clásico: si te pones blusa roja, te dicen que pareces tomate; si te vistes de amarillo, eres como un sol, y así por horas. De hecho hace poco circuló en redes sociales una imagen de una mujer gordita que tuvo la pésima idea de ponerse una playera que tenía estampada una cara de tigre al frente, las llantitas y la pancita de la mujer quedaron cubiertas por la playera de tal modo que, literal, el tigre parecía que estaba en 3D, con la trompa salida, parecía que tenía vida. Obviamente las burlas sobre la figura de la señora no se hicieron esperar en internet. Ese no ha sido el único caso, cada vez que uno cree que no se les puede ocurrir algo peor, sale otro de esos famosos memes sobre una mujer con kilos de más que hizo una mala elección de ropa, y cada uno de ellos es más hiriente, más grosero y discriminador.

Como les conté en una columna pasada, cuando estaba en secundaria un compañero tuvo la malévola idea de decir que yo me parecía a la piñata de la posada por la chamarra de colores que usaba en esa ocasión; entonces, para m,i la solución después de esa experiencia fue muy simple: me empecé a vestir sólo con colores oscuros y ropa negra. No importaban las tácticas de mi madre que por ejemplo me llevaba a pasear, y ya en las tiendas me prometía comprarme ropa a mi gusto siempre y cuando fuera de otro color, no aceptaba. Me aferré a vestir siempre del mismo tono, eso sí, la ropa aunque fuera del mismo color le buscaba algún detalle que la hiciera lucir diferente ¡No quería que la gente pensara que no me cambiaba de ropa!

Si llegué a comprarme pantalones y blusas iguales, para tenerlas de repuesto para cuando se desgastaran las que usaba y, así poco a poco me volví 'La chica de negro'. Siempre que alguien hablaba acerca de mí ese detalle salía a relucir "¿Aydeé? Ahhh si, la chava que siempre anda de luto”. Rara, darketa, loca, me decían de mil modos distintos y todos eran preferibles a que me dijeran GORDA. A mí la moda me encanta de siempre, pero la admiraba como se admira un cuadro o una canción, no como algo que yo pudiera usar o de lo que pudiera ser parte. El mundo fashion parecía tan lejos de mi alcance, hasta que empecé a poner más atención a las revistas de moda y empecé a notar que, literal, en todos los desfiles de moda parisina las piezas principales eran hechas en color negro, que los más afamados diseñadores y las casas de moda siempre tienen piezas muy exclusivas en este no-color; que las celebridades que impactan a todo mundo sólo visten o vestían de negro: Maria Felix, Coco Chanel, Monica Bellucci , Angelina Jolie, por poner algunos ejemplo de mujeres que tuvieron o tienen una figura delgada y aún así sólo visten tonos oscuros y sólidos y su favorito declarado es el negro.

¿Porqué? Para empezar es un color que impone, y te afina la figura, destaca tu tono de piel y siempre te saca de apuros; de ahí viene el famoso consejo de que toda mujer debe tener en su clóset su 'litle black dress'. El famoso vestidito negro y además la mejor moda para mucha gente viene de Francia donde adoran el color negro, ya que les permite hacer múltiples combinaciones con tan solo cambiar los accesorios.

Las francesas aunque parezca increíble son fans de la moda pero no son adictas a ella y una vez que encuentran su estilo, lo adoptan, y sólo van agregando detalles de acuerdo a la temporada ¡hasta se dan el lujo de repetir ropa en eventos y fiestas! Se ven chulismas siempre y son admiradas por su porte y estilo, además son las primeras promotoras de que el ser sexy es un estado mental y de actitud más que de físico. Las francesas creen firmemente que tu estilo es tu sello, lo que te hace única e irrepetible, esta filosofía me parece admirable y la he adoptado.

Gracias a estos descubrimientos ahora me visto de negro cuando quiero, que es prácticamente diario, sin culpas. Creo firmemente que cada quien debe vestirse como se sienta feliz, en el color que le plazca, siempre. Y cuando por ahí alguien me empieza a molestar con ese asuntillo de porque sólo visto de negro, que ya le cambie y bla bla bla, contesto con un aire relajado y misterioso, alzando un poco la ceja cual diva y con voz sexy: "Sólo visto 'Noir' porque es mi sello, soy fan del estilo parisino y es lo trendy en el mundo del Haute Couture." Muchas veces la gente no entiende ni papa de lo que digo y me dejan en paz. Me siento muy contenta de tener una respuesta tan 'chic' y pienso aliviada: ¡Vive la France! :

Para que lo digas con seguridad
Noir : Negro en francés
Trendy: De moda en inglés
Haute Couture: Alta costura en francés
Chic: Elegante en francés

Vivan las curvas