LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Curvas sin frenos: El 'terror' de buscar un disfraz talla 'especial'

Todo un reto que da miedo

22/10/2014 | Autor:
Comparte en:

Cada año es lo mismo y cada año reniego y juro que no me va a volver a pasar, que no me voy a angustiar y que voy a disfrutar la época de Halloween. Todo va bien hasta que escucho la temida frase de cada año: "Tenemos fiesta de disfraces"… me da MIEDO.

Por Aydeé Treinta / TW @ChicaPlusMexico / FB Chica Plus México

¿Por qué tanto drama, se preguntaran las personas que no saben lo que es tener kilos de más en sus cuerpos? Es muy sencillo: porque buscar un disfraz que te sea cómodo, te permita expresar tu personalidad o gustos y que no te haga presa de bromas de mal gusto del 'ocurrente' que nunca falta, es muy difícil. En lo personal, evito en la medida de lo posible ser la típica gordita graciosa, si a alguien le caigo bien trato de que sea por mi personalidad y no porque sea un bufón dispuesto las 24 horas.

Esta época si me causa algo de conflicto, analicé algunos de los disfraces que he usado en años anteriores y creo que traté, hasta donde me fue posible, de que fueran o muy graciosos, si caer en ridículos o burlas hacia mi figura, o muy sexis. Sí, no sólo las mujeres flacas se pueden ver sexy en Halloween que por cierto, ese tema da como para otra columna: por qué las mujeres que sienten que estén muy 'buenas' generalmente se disfrazan de 'Gatubelas' o de cualquier superhéroina que les permita lucir sus torneadas figuras, o de conejitas, Morticias y haditas… como que las prende... no sé.

Una vez me disfrace de 'Jorobado', me esmere en el maquillaje, y por supuesto la joroba, y hasta la fecha mis amigos se acuerdan de lo horrible del maquillaje; mi joroba fue más grande que mi panza y pasó desapercibida la segunda ¡uff! En otra ocasión me disfrace de 'Gitana', una adivina que leía fortunas las cuales sacaba de mi bola de cristal y les escribí unos destinos tan horribles en cuestión amorosa a todos que nadie me molestó ni se fijó en lo que yo no quería que vieran.

En otra ocasión fui una 'Diabla', pero bien hecha, con cuernos, cola, maquillaje dramático y labios rojo fuego; no me puse traje rojo porque no quería que me dijeran que parecía tomate o algo; me vestí de negro con la blusa más escotada que encontré y literal anduve de diabla coqueta con los amigos de mi novio de aquel entonces. Me sentí muy divertida, porque todos se ponían nerviosos muy a su pesar, hasta unos chicos me pasaron sus
teléfonos discretamente. Aquí no fue el disfraz, más bien traté de actuar de acuerdo al papel y funcionó, me divertí y me olvidé de que no había encontrado un traje que me gustara o quedara. Además, mi novio de ese entonces se quedó sorprendido porque él creía, y así me lo dijo, que era imposible que una chica que no era 90-60-90 fuera tan sexy con un 'disfraz'.

Repetí esa misma fórmula con bruja, pirata y zombie, todos en ¡sexy! Y funcionaron bien, aunque la verdad, lo confieso, yo también quisiera a veces no pensar tanto en que me voy a poner, solo ir a cualquier tienda o supermercado como lo hacen las chicas 'normales' y comprar lo primero que encuentran y ya. A lo mejor por eso hay tantas Gatubelas…

Jamás me disfrazaría de calavera, después de ver como a una amiga que también tiene kilos de más le dijeron que parecía pandita... y tampoco me disfrazaría de calabaza, ni de ningún personaje famoso, las comparaciones son inevitables, entre ellos el peor de todos los disfraces: ÚRSULA, la enorme pulpo que le hizo la vida miserable a 'La Sirenita', porque en definitiva, pienso que uno debe de tratar de que se rían contigo, no de ti, pasarla bien y disfrutar estas fechas sin miedo.

Les deseo un muy feliz Halloween, QUE SE RÍAN MUCHO Y DISFRUTEN LAS FIESTAS :

Vivan las curvas