LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Curvas disciplinadas, ¿cómo tenerlas?

Haz tu estilo de vida más disciplinado

31/10/2014 | Autor:
Comparte en:

Para ser actriz, modelo plus size, maestra de yoga o cualquier cosa en la que quieras triunfar, se necesita más que talento, la clave de que las puertas se le abran de par en par para ofrecerle nuevas oportunidades, es sin duda la disciplina.

Por Bimba Galán

¡No te equivoques! Quizá ahora estás pensando que adoptar una actitud disciplinada consiste en estar inmersa en algo, te guste o no, de día y noche y haciendo todo ‘a fuerzas’, pero es todo lo contrario, su definición real es tal como la describe el Dalai Lama: "La verdadera disciplina no se impone. Sólo puede venir del interior de nosotros mismos”, lo cual, lejos de hacer que sea una carga, hace que realices cada cosa con verdadero placer.

¿Qué es ser disciplinada?

Este concepto se construye de diversos elementos, como trabajo, orden, esfuerzo, dedicación y paciencia, los cuales al unirse, permiten que seas consciente de tus fortalezas, áreas de oportunidad, progresos, así como de los pasos que debes seguir para hacer realidad todo lo que tienes proyectado para ti y tu futuro, así es como se materializa la disciplina y te lleva a trabajar en el día a día para hacer que aquello que te propones resulte estupendamente bien.

La disciplina es una excelente aliada para detectar un objetivo y reconocer los pasos que hay que seguir para alcanzarlo, te lleva a pensar en las razones por las que deseas hacerlo, reconocer los pros y los contras, así como a escuchar y analizar cada paso que das. Y aunque pueden parecer métodos cansados, estarás de acuerdo que cuando lo haces por algo que te interesa, es el camino exacto que deseas seguir.

Otra de las riquezas que aporta el ser disciplinados es que permite desarrollar habilidades a partir de la imitación y la repetición, por ejemplo: tu pasión es bailar y quizá te cuesta trabajo sacar un paso, y en el proceso para lograrlo, observas con atención a alguien que sí puede realizarlo, así que empiezas a repetir sus movimientos hasta que logras ejecutarlo bien e incluso tener un efecto en cascada que te permite seguir desarrollando otros pasos más.

Tan hermosa es la inteligencia como lo es la disciplina, y cualquiera de las dos que poseamos siempre está abierta la posibilidad de trabajar para adquirir una u otra y fundirlas para hacer que todo aquello que realicemos esté sellado con el símbolo del éxito.

#ParaVer: 'Karate Kid', dirige John G. Avildsen, Estados Unidos, 1984

Colaboración de Fundación Teletón México.
#EscuelasLibresDeBullyng
[email protected]

Vivan las curvas