LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

¿Cuadros para chicas curvy?

¡Por supuesto! Rompe con los mitos

08/12/2014 | Autor:
Comparte en:

La ropa de cuadros tipo escocesa, también conocida como tartán, es un must de la temporada. Los looks invernales lucen mucho con estas telas gruesas con patrones geométricos, y no sólo en faldas estilo colegiala sino en capas, pantalones y hasta gorritos.
Sin embargo, existe la falsa creencia de que si tu talla es grande es recomendable evitar esta tendencia en lo absoluto. Pues te tenemos noticias, esto es un ¡mito! Hay varias formas de hacer lucir los cuadros grandes y gruesos con tus curvas.

Por Christín Parcerisa

10 tips para incorporarlo a tu clóset
Los sacos deben ser acinturados para que no pierdan la forma, combínalos con otras prendas lisas, como unos jeans y una camisa blanca.
Si vas a elegir una pieza holgada, como un abrigo oversize es mejor optar por patrones de cuadros más pequeños.
Los vestidos que son completamente de tartán pueden ser complicados, mejor vete por uno que sea envolvente en lugar de uno recto.
Los abrigos deben tener un cinturón porque si no la figura se pierde. Si son cortos, tipo chaqueta, los que tienen solapas dobles son ideales para un cuerpo tipo pera.
De preferencia evita un look completo, elige una prenda nada más para que resalte.
Si tu cuerpo es tipo pera o sea más ancho de la cadera que de los hombros es mejor evitar los pantalones de este patrón. Concéntralo en la parte superior de tu cuerpo.
Si, en cambio, es tipo manzana la parte más ancha es el centro es mejor evitar las camisas y mini vestidos de tartán, mejor vete por una falda o pantalón.
Aunque la tradicional es predominantemente roja, hoy en día hay en cientos de colores. Para combinarla toma el tono que más sobresalga y en ese tono elige el resto de tu outfit.
Para una chica curvy la ropa que trae el patrón de forma diagonal es más favorecedora que aquella que viene de manera horizontal.
Comienza con los accesorios, una bufanda o un gorrito te ayudarán a perderle el miedo y jugar cada vez más con él.

Vivan las curvas