LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Cosas que hacen que te acomplejes

Te decimos cuáles son ¡para que las evites!

20/08/2014 | Autor:
Comparte en:

Hay cosas externas que influyen más de lo que creemos en la manera sobre cómo nos sentimos respecto a nuestro cuerpo.

Es cierto que pocas son las mujeres que se sienten 100% felices con su cuerpo, sin embargo, todo lo que creemos sobre nosotras y los complejos que nos acompañan día a día, se ven muy afectados por causas externas.

Aquí te dejamos 5 cosas que no ayudan a que te sientes mejor y que, por el contrario, te hacen sentirte más acomplejada.

Toma nota

Las revistas de moda y belleza. Muchas mujeres somos adictas a ellas, nos encanta leer sobre nuevos tratamientos de belleza y ver las tendencias en moda, pero la verdad es que están llenas de imágenes de mujeres 'perfectas' y eso nos hace sentirnos y vernos como 'poca cosa' en comparación a esas fotos. Es inevitable compararnos, así que lo mejor es que evites hojear las revistas, no digo que dejes de comprarlas, pero trata de ser más selectiva y llévate sólo aquellas en las que encuentres un verdadero valor, que te aporten y no que te acomplejen.

Programas de cirugías plásticas y transformaciones radicales. La televisión está invadida de estos programas en donde vemos a mujeres que se someten a cirugías plásticas o a transformaciones increíbles y luego de mucho sufrimiento quedan como muñecas. A veces, ver estos programas nos hace preguntarnos si no es esa la solución a todos nuestros problemas, y la verdad es que no siempre es así. Es mejor comenzar por aceptarnos y no pasarnos la vida deseando ser alguien más. Hay miles de cosas más interesantes que ver, o mejor, te invito a leer un libro y ocupar tu mente en algo más productivo.

Salir a la calle y fijarte en cada mujer que crees que es bella y pensar que tú serías feliz si fueras ella. ¿Les parece raro? Hay muchas mujeres a las que les encanta estar pensando que su vida sería mejor si fueran esa otra chica que va caminando y se ve tan delgada y perfecta. Idealizamos demasiado sobre la relación de belleza-felicidad, y la verdad es que no son directamente proporcionales. Deja de compararte o desear ser otra, aprende a conocerte y aceptarte. Si la comparación es inevitable, lo mejor es que luego de decir "¡qué lindas piernas de esa chava, yo quisiera tenerlas!”, debes agradecer por algo que tú si tienes, "¡doy gracias por la linda mirada que tengo!”.

Juntarte con gente que está demasiado acomplejada o que sólo habla de cosas de belleza, perfección y moda. Hay personas que son una bomba en esos temas. Se la pasan hablando sobre tal o cual cosa que te hace bajar de peso, sobre el nuevo maquillaje, sobre la nueva tienda de ropa… y una termina sintiendo que es más gorda, fea y pasada de moda de lo que en realidad es. Esta gente es nociva para ti y para tu salud mental. Procura amistades que hablen de otras cosas y que tengan intereses mucho más atractivos que sólo las cosas físicas o materiales.

Mientras más te fijes en 'tus defectos', más complejos te vas a crear. Es muy malo estar todo el día frente al espejo, buscándote imperfecciones, pensando que te vestiste mal, que tu cabello es un error, que te vendría bien operarte los senos… ¡Basta! Si sigues así, los complejos se van a apoderar de ti al punto de hacerte sentir miserable toda tu vida. Mucho más valioso sería que trates de ocupar tu mente en otras cosas, recuerda que es mucho más importante el ” ser que el tener”. Aprende otro idioma, ve a clases de cocina, haz deporte, dedica un día a la semana a una actividad que ayude a otras personas menos afortunadas que tú, propónte leer un libro al mes. La vida va más allá de la belleza, la talla y la moda, aunque todos los medios intenten decirnos lo contrario.

Con información de Publimetro.

Vivan las curvas