LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Consigue el mejor estilo curvy

Las máximas que toda chica plus debe conocer para lucir al máximo

21/01/2015 | Autor:
Comparte en:

La idea de que una chica con unos kilitos de más debe esconderse detrás de prendas gigantes, sin forma, holgadas y, en pocas palabras, sin chiste es cosa del pasado. Tener curvas no debe limitar tu estilo, pero para sacarle el mejor provecho es importante conocer bien tu cuerpo para descubrir de qué forma luce más.

Por Christín Parcerisa

Básicos a considerar cuando vayas de shopping
No muy apretado. Esto no quiere decir que debas usar ropa holgada, pero cuando te pones prendas muy entalladas, tipo lycra, exagera tus curvas o terminan sacando lonjitas que ni tenías. Es mejor que tengan algo de juego en el cuerpo.

Ojo con la talla. Ponerte algo que no es de tu talla sale contraproducente, pues no sólo estarás incómoda sino que se nota. Te corta la piel, te saca rollitos por distintos lados, se mete en zonas que no deseas que se meta… No compres algo con la idea de que "vas a bajar y te va a quedar”, eso sólo te hace perder dinero. Mejor compra algo de tu talla real y si bajas, siempre hay forma de hacerlo más chico, pero no es tan fácil hacerlo más grande.

No muy holgado. No se trata de esconder tu cuerpo debajo de metros y metros de tela. La ropa debe seguir la figura de tu cuerpo y una prenda más grande hace que se pierda por completo tu silueta. Presume tu forma y no la conviertas en un rectángulo con ropa que no te queda.

La idea de que sólo debes usar colores oscuros ya es vieja. Dile que sí a toda la gama, pero tampoco olvides el poder de tonos como el negro. Úsalo de preferencia en tus zonas más conflictivas y resalta las que más te gusten con matices más llamativos. Por ejemplo, si tienes cuerpo de pera más ancho de la cadera que de la zona superior una blusa estampada con unos pantalones negros se verá increíble.

Ojo con las aplicaciones. Los holanes, estoperoles, cortes asimétricos, botones y demás cosas están pensados para llamar la atención, por lo tanto checa en dónde haces énfasis. Si tu dérriere es tu zona más ancha dile no a los pantalones con grandes bolsas, si lo que tienes es mucho busto, es mejor dejar los holanes en las faldas.

Lo mismo con los cortes, una blusa sin mangas no es favorable cuando tus hombros son anchos, pero sí si lo que es más ancho es tu cadera, una falda de sirena, en cambio, hará resaltar un trasero prominente.

Di sí a los accesorios. De hecho, cuando eres una chica curvy en este tema más es más. Los accesorios grandes irán en proporción con tus curvas así que bolsas XL, collares llamativos, brazaletes anchos y anillos en 3D lucen más que pequeñas cadenas y anillos delgados.

Cuando tienes pancita es mejor una blusa que sea más larga, o sea que llegue a tu cadera o un blusón que uses con leggings y cubra hasta pasar tu retaguardia. ¿Por qué? Mientras más largo más creará el efecto de alargar tu torso.

Acintúrate. Un vestido que se entalle a la cintura o un cinturón que se coloque en esta zona favorecerá la creación de un reloj de arena, forma muy atractiva.

El escote por excelencia es el que es en V, pues los redondos te harán lucir más ancha. El que es de esta forma alarga el cuello y el torso al mismo tiempo, estilizando la figura. Eso sí, si tu busto es prominente evita que el escote sea pronunciado.

En cuanto a estampados, las rayas son mejores en diagonal, evita el animal print en las zonas que sean más prominentes y vete mejor por estampados más pequeños y no tan saturados.

Juega con zapatos. Si no te animas a usar estampados o colores muy llamativos en la ropa, llévalos en el calzado. Evita los de tacón muy delgado y las sandalias con tiras muy delgadas, pues con el peso pueden lastimar, pero fuera de eso experimenta libremente.

Vivan las curvas