LogoVEINTITANTOS

Revista Veintitantos

Consejos para tu tipo de cuerpo: triángulo

Explota tu hermoso busto sin olvidar las caderas.

22/10/2013 | Autor:
Comparte en:

subSe caracteriza por tener caderas anchas y un torso más pequeño, así que es común que las chicas con este tipo de cuerpo quieran tener más busto y menos cadera.sub

La grasa suele acumularse en los glúteos, caderas y piernas. Lo cual, en ocasiones, suele ser un problema a la hora de comprar trajes sastre o vestidos, porque es posible que ‘abajo’ seas hasta una talla más grande que ‘arriba’.

No olvides presumir lo tuyo, aprovecha tus atributos, observa que tienes: hombros menudos, cintura definida y muslos gruesos.

De la moda lo que te acomoda
Para balancear tu figura, prefiere los cuellos en halter, ya que son excelentes para centrar la atención en el cuello y en los hombros, no en el busto. Otro tipo de blusas que te serán muy favorecedoras son las cruzadas o escotadas en V que tengan estampado llamativo, ah, pero no exagerado. Por otro lado, checa que no se te vaya a ir la mano y al final sea demasiado escotada.

Para disimular las caderas prominentes lo mejor son los jeans tradicionales y que no sean muy bajos del tiro, es preferible más a la cintura. Búscalos en un corte apenas debajo del ombligo. Ahora que si tienes mucho atractivo visual de atrás úsalos con bolsas grandes.

Si tienes demasiada pompa, lo mejor será que no uses jeans flojos, puedes creer que así esconderás tus curvas, pero en realidad sólo estarás dándole kilos visuales a tu figura.

Si tus piernas son muy gruesas, ten cuidado a la hora de ponerte una minifalda aunque lleves mallas debajo, éstas por lo general acentúan el grosor de las piernas. Con más razón si eres bajita. Prefiere una falda mediana, un poco arriba de la rodilla o a media pierna.

Si eres chaparrita y usas sacos busca aquellos que tengan hombreras. Prefiere prendas superiores con el talle un poquito más arriba de la cintura, para dar la impresión de que tienes unas piernas más largas. Los jeans que más te favorecen son los rectos.

Si tu problema es que tienes pancita, busca sacos, chamarras y blusas que tengan una forma ligeramente ajustada en la cintura, eso te ayudará a dar la impresión de que tienes menos centímetros en esta zona. Procura que el corte llegue hasta donde comienzan las caderas.

A moverse
Por lo general, todas tenemos los músculos exteriores de los muslos los aductores de la cadera poco trabajados, por lo que son bastante débiles. Y si a eso le sumamos que naturalmente ahí es donde se acumula la grasa y celulitis, pues nos tenemos que poner a trabajar a la voz de ya.

Ejercicio 1. Ponte la polainas, apóyate en el respaldo de una silla. Mantente erguida, con los hombros relajados y contrayendo el abdomen. Tus pies deberán estar estirados y ligeramente separados, con las puntas hacia delante. Estira una de tus piernas hacía atrás. Luego, llévala al centro de tu cuerpo sin tocar el suelo. Haz una serie y cambia de pierna.

Ejercicio 2. Colócate en la posición inicial anterior. Levanta lentamente tu pierna derecha hacia tu costado. Sostén tu pierna en esa postura unos segundos y baja lentamente. Haz una serie y cambia de pierna.

Ejercicio 3. Acuéstate boca arriba, estira tus piernas hacia arriba, separándolas y formando un ángulo de 90 grados. Abre y cierra unas 8 veces, cierra y baja las piernas lentamente. Repite 3 veces.

Ejercicio 4. Recuéstate en tu espalda, con las piernas estiradas. Sube alternadamente las piernas primero una y luego la otra, sin que toquen el piso. Haz 3 series de 8 repeticiones.

Ejercicio 5. Ponte en 4 puntos manos y rodillas, eleva una de tus piernas hacia atrás, estirándola. Repite 10 veces y regresa a la posición inicial. Cambia de pierna.

PLUS. Tu deporte: El yoga y los pilates serán tus cómplices en tu lucha contra las chaparreras, así como las clases de gimnasia reductiva.

Del plato a la boca
Incluir en tu alimentación raciones pequeñas de grasas y carbohidratos, evitarán que éstos se acumulen en tus zonas problema: caderas, chaparreras y glúteos. Sigue estos tips:

Nunca salgas de tu casa sin haber desayunado, si no te da tiempo de cocinar prepárate un cereal de avena te dará energía y fibra, con leche, agrégale pasas o trozos de plátano, llegarás al medio día sin hambre ni el estómago inflamado.

Si pasas por periodos de mucho estrés y carga de trabajo no te animes comiendo dulces y grasas, que se acumulen en la zona media de tu cuerpo, mejor opta por alimentos ricos en vitamina C, ya que ésta protege al cuerpo de los radicales libres, fortalece el sistema inmune y mejora el sistema nervioso. Prepárate ricas ensaladas de frutas con fresa, kiwi, papaya, guayaba y cítricos.

Prueba nuevos platillos con alcachofa, este vegetal tiene la gran virtud de hacer que las grasas se digieran con mucha más facilidad. ¡Justo lo que necesitas!

Cambia de aceite por uno de oliva, pues su alto contenido en vitamina E, le dan propiedades antioxidantes. Además sus grasas 'buenas' ayudan a eliminar las malas, que se acumulan en zonas problema y, por si fuera poco, dañan tu salud.

Hazte amiga de los productos con soya, ya que hace más fácil controlar tu porcentaje de grasa corporal, al equilibrar los niveles de colesterol.

Evita comer frituras, mejor hornea tus comidas o prepáralas al vapor o a la parrilla, incluso podrás apreciar mejor el sabor de cada ingrediente.

Cocina en recipientes de teflón, así los alimentos no se pegarán y necesitarán menos grasa.

sub¿Cómo cuidas tus curvas?sub

Vivan las curvas